Embrujada…

image

Últimamente tengo un sueño recurrente.
Vivo en un Castillo,  reconvertido en Hotelito Rural, con sus habitaciones temáticas y sus huéspedes.
Tiene un pequeño restaurante,  que regento yo; disfruto cocinando, pero eso no se lo digáis a nadie, es un secreto!
Cada madrugada, voy a la lonja a comprar el pescado recién cogido, frutas, verduras, carnes…, todo fresco, sólo cocina de temporada,  y,  al regresar al Castillo y a mi cocina,  abro la nevera, y la compra ha desaparecido.
En su interior, sólo gambas y yogures caducados para comer.
La falta de Príncipes,  Princesas ó comida, lo que es el Castillo en sí,  no me ha quitado el sueño,  ni siquiera pensaba en ello, a no ser por un comentario de mi amiga Martha.
Martha dice, que los artistas viven en lo que puede ser, un mundo paralelo, donde la realidad y la imaginación,  andan mezclados,  revueltos, en perfecta armonía.
Markus, el Príncipe Azul de la preciosa Martha, siempre fue artista, es más,  no recuerda haber sido otra cosa.
Él fotografía desde un particular punto de vista, el mundo que le rodea, pero no es fotógrafo.  Luego lo revela en materiales inusuales, y pinta sobre ellos, convirtiendo aquella realidad que plasmó con su cámara,  en su propia realidad,  que nos acerca por un momento a su mágico mundo, aunque Markus no es pintor.
Él es sólo artista, nada más y nada menos,  con sus pro y sus contra.
Os cuento todo esto, porque,  de momento,  nunca me he considerado artista, aunque siempre he vivido en este pequeño mundo, El País de las Hadas.
Me vine de pequeña,  por miedo a perder la imaginación,  a dejar de ver vestidos en un trozo de tela, o poder transformar interiores a  simple golpe de vista en lugares perfectamente empatados con sus dueños .
Aquí nacen, crecen y se enamoran todos los personajes de mis historias. Vivo mas en mi mundo imaginado, perfecto y feliz,  que en el mundo real,  pero no me siento artista como Markus, ni diseñadora, ni interiorista, ni escritora. Para mí son sólo hobbies, como cocinar, pasear por la playa, leer, o charlar con mis amigos.
Los atardeceres en la playa, paseando de tu mano, se mezclan entre besos y caricias, reales o imaginados, a veces soñados, siempre cumplidos, porque lo soñado, en este pequeño País,  termina saliendo a vivir el mundo real, porque los Sueños,  nacen para ser cumplidos, y yo,  soñando despierta, ya sólo cumplo deseos.

Julietta Bayarinna

Publicado desde WordPress para Android

Anuncios

3 comentarios sobre “Embrujada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s