Arroz al Señorito…

image

Una de las primeras cosas que aprendí cuando mi abuela o mi madre me dejaban hacer de pinche de cocina, es la importancia del sofrito, además de tener ingredientes de calidad, un buen sofrito resulta la base imprescindible para hacer una buena comida.

En la vida pasa lo mismo, si te falla el sofrito, estás perdido!

Hagamos hoy “arroz al señorito”.

Para el sofrito :
-Aceite de oliva
-Una cebolla mediana
-Dos o tres dientes de ajo
-Un par de tomates maduros
-Azafrán,  sal y una pastilla de caldo concentrado.

Si trasladamos estos ingredientes a nuestras vidas, el sofrito son las emociones: un puñado de besos, lágrimas de desamor y de alegría,  unas risas, cuanto más mejor,  la sal, imprescindible,  unos abrazos tiernos, de bienvenida,  y el corazón latiendo a punto de salirse del pecho.

Se pone el aceite en una sartén, con el fuego al máximo,  y cuando esté caliente,  se añaden los ajos laminados, se doran y se añade entonces la cebolla, troceada en dados pequeños.
El fuego,  se sigue manteniendo fuerte, hasta que la cebolla esté dorada.
Es entonces cuando se añade el tomate, troceado,  y un poco de sal, que ablandará la verdura, y ayudará a acelerar el proceso de cocción.

En nuestras relaciones,  sentimentales, familiares,  de amistad, amorosas…
El fuego, siempre al máximo!
Si la llama se empieza a apagar, empecemos suave, un abrazo, una sonrisa, un detalle,  un “te quiero “, y todo vuelve a subir en intensidad.

Apartamos el sofrito del fuego, lo pasamos por la batidora y reservamos.
Es imprescindible moler esta salsa o fondo para nuestro “arroz al señorito “, ya que los comensales no deben encontrar ningún tropezón en sus platos.

Se sincero siempre,  si algo te ha molestado de un ser querido,  y esa persona te importa lo suficiente,  no dejes tropezones, se terminarán haciendo una bola, y las cosas no acabarán bien.  Nada mejor que sentarse en un sitio neutral y hablarlo. Si sientes que necesitas decir adiós,  hazlo.
No hay nada más bello que el reencuentro de dos personas que se aman, a pesar de las dificultades. Significará que ambas partes son conscientes de ellas, y deciden afrontarlas juntos.

Vamos ahora con los ingredientes principales de este arroz.
A mí me gusta hacerlo con marisco, y tampoco es necesario comprar demasiado, un buen cocinero, de la nada, hará un plato para chuparse los dedos.

Ingredientes para cuatro personas:
– Medio kilo de mejillones
– Medio kilo de gambas arroceras.

Se abren los mejillones al vapor:
– Pones una olla de tamaño mediano al fuego, sin agua,  sin nada, e introduces los mejillones tal cual, y tapamos la olla. En unos minutos empezarán a abrirse solos. El agua que tiene dentro el mejillón, será suficiente para que se abran. Apartamos del fuego, esperamos que se enfríen,  retiramos la concha, y reservamos los mejillones.

Esto es como el amor, cuando conoces a alguien y te sientes atraído, y además esa atracción es recíproca,  no es necesario nada más,  la vida, y la química harán el trabajo por nosotros. Acción y reacción.  Será imposible escapar, porque ninguna de las partes deseará que ocurra otra cosa.

Cocemos la piel y las cabezas de las gambas :
– Se pone una olla, con un litro de agua a hervir, y mientras vamos pelando las gambas,  que aún están crudas.
Vamos reservando en un cuenco el cuerpo,  y vamos añadiendo al agua las cáscaras y las cabezas de las gambas.
Este es un trabajo lento y laborioso. Aunque prácticamente cuando tengamos pelado el medio kilo, estará terminado. Si en el agua que tenemos al fuego, hirviendo,  los cuerpos de las gambas se han puesto rosa, podremos apartarlo del fuego. Colamos esté fumet que acabamos de hacer, y reservamos el agua de cocción,  que será la que usemos más tarde para cocinar nuestro arroz.

Las relaciones,  en general, sufren altibajos,  sobre todo las de pareja. Paciencia,  amor, comprensión,  y el fuego al máximo.  Atención a las primeras palabras: Paciencia y Amor.
Paciencia,  porque todos somos diferentes,  yo, que ya me conozco desde hace muchos años,  aún me sorprendo conmigo misma,  es complicado llegar a conocerse, imagínate conocer a otra persona.

Amor, porque sin él nada es posible. 

Es tremendamente sencillo: no abarcar más de lo que podemos hacer, desechar lo que no es necesario, asesisar algún mejillón por el camino, y luego comernos la carne – del aire no se vive, eso todos lo sabemos-, todo esto, sin prisas, pero sin pausa. Creciendo juntos, a ser posible de la mano.

Cogemos ahora una paellera , la ponemos a fuego fuerte, añadimos el fumet de las gambas, y cuando empiece a hervir, añadimos nuestro fantástico sofrito,  la pastilla de caldo concentrado,  y unas hebras de azafrán.
Mezclamos con una cuchara de madera, hasta que esta poción mágica sea toda una, y, con mucho cariño,  ponemos el arroz.
Mi medida son puñados.  Para mí la cocina es muy sexual, muy de piel,  y trabajo al tacto, a ojo, con sentimiento.
Así que añado dos puñados de arroz por comensal.

-Puñado: el arroz que entra en mi mano, con el puño cerrado.

* El tema del agua,  fumet en nuestra receta: para el arroz, siempre es el doble de volumen que ocupe el arroz. Medio kilo de arroz = un litro de agua.

Este tema es importante también en la vida real.  Nunca debe importarte ser tú el que da más en tus relaciones.
Recuerda: cada uno da lo que tiene, y si haces esto, no es importante sí lo que das tú,  es más o menos que lo que doy yo.

A los diez minutos,  aproximadamente de estar el arroz hirviendo con el fumet y el sofrito,  estará a media cocción,  un arroz tarda en estar en su punto 20 minutos.
Es el momento de probar el punto de sal y rectificarlo si es necesario.  Con la sal no hay que pasarse nunca.
Rectificamos de sal, añadimos el marisco, bajamos el fuego, y dejamos terminar de hacerse el arroz, a fuego lento.

Cómo todo en la vida, el amor, entre dos personas, al principio entra en ebullición,  pero luego, lo importante para que perdure en el tiempo,  es mantener el calor, sin que se enfríe,  pero sin quemarnos.
Esos besos,  suaves,  despacito, sin prisas…,  son mis preferidos.

Señoras, señores…,
Mi arroz al señorito está listo para servir, estáis todos invitados!
Cerrad los ojos y dejaros llevar,  dejo las puertas de la magia abiertas.

Julietta Bayarinna

Publicado desde WordPress para Android

Anuncios

7 comentarios sobre “Arroz al Señorito…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s