El País de las Hadas.

image

Había una vez, un pequeño País imaginario,  al que no se podía llegar ni siquiera en tren.

Estaba en ningún lugar conocido, y, al principio,  justo antes de convertirse en un País,  no era más que un bosque, lleno de árboles en peligro de extinción,  piedras pintadas a mano (de esas que sólo sirven de adorno), flores exóticas de colores imposibles, y los habitantes de los cuentos para niños.

Es un lugar parecido a Nunca Jamás,  aunque,  ni aún volando, llegarías.

Al País de las Hadas, solamente puedes llegar, si a pesar de ser un adulto, te has aferrado a tu lado infantil y conservas esa capacidad de divertirse, de ilusionarse, de jugar en cualquier momento y en cada lugar que todos tenemos cuando somos niños.

Y me dirás:
– YO, yo soy así!!  Vamos, vamos, quiero ir!!

No es suficiente! . 

Hay algún requisito más,  para que puedas visitar,  aunque sea de vacaciones por unos días, este mágico lugar:

¿Compartes parte de tu tiempo con tus mayores?

¿Ayudas cuando se te presenta la oportunidad,  aunque sea a desconocidos?

¿Estás dispuesto a dar,  amar, sin esperar nada a cambio?

– ¿Pero?,  ¿qué consigo yo haciendo todo eso?

Consigues emociones.

Esas, no pueden comprarse ni con todo el oro de los tesoros de los piratas del mar caribe ¡

En este lugar, imaginado, no sólo hay árboles, plantas y animales en peligro de extinción,  también hay sentimientos,  emociones, y lágrimas.

Pero lágrimas de las de romperse.

Todos ellos, también,  en peligro de extinción,  aunque no existe ninguna ONG que los proteja.

Yo si he de hacerlo, si me rompo alguna vez, prefiero romper a reír, aunque es bueno, de vez en cuando,  romper a llorar.
Cómo decía mi abuela :

“Cuanto más lloras, menos meas”

Allí van, casi inmediatamente,  los sueños rotos, los besos no dados, los amores equivocados,  los perdidos, los que mueren antes de nacer por falta de coraje, y,  algún calcetín que ha perdido a su pareja dentro de una siniestra lavadora.

NO, no es un caos!  Cuando llegas al País de las Hadas, se supone que has vivido lo suficiente,  para apreciar las cosas buenas.  Que has tenido bastante dosis de estrés, de miedo, desengaños,  muerte, malas contestaciones….

Además,  puede incluso, que si llevas contigo esos calcetines que perdieron a su pareja, les des una alegría,  porque,  de seguro, la encontrará.

No es suficiente con que desees venir, sólo llegarás cuando estés preparado.

Mientras,  cierra los ojos y sueña.

Este País es sin condiciones ni condicionantes.

….y, colorin, colorado…..

Julietta Bayarinna

Anuncios

4 comentarios sobre “El País de las Hadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s