NARA

image

En esta pequeña Ciudad,  aún se respira a Pueblo.

¿Y cómo huelen los Pueblos?-preguntaste.

Los Pueblos, amanecen al Alba, y huelen a tierra húmeda de Rocío,  a verde.
Huelen a pan recién horneado.
Huelen dulce, a sonrisa y abrazo, a cariño y a familia.

Suenan a repicar de campana, a geranio en la ventana, y a zapato de tacón sobre el adoquín gastado de sus calles.

Todo mezclado, olores, sonidos, sensaciones y calor de hogar.

Saben a Amor, y sueñan cálidos.

Asi es el aire de esta pequeña ciudad bañada de mar, en la que nací: dulce y salado al mismo tiempo.  Preñado de azules, naranjas y violetas.

Sólo tiene un problema: aquí no hay demasiado que hacer, casi no hay espacio para que nuevas personas aniden en él,  y quise volar, estando convencida de que no había un sitio en él, para mí.

Otros mundos, más grandes, otros afectos, otras vidas…., viví unas cuantas!

Lejos, empapando mi retina con otros colores: verdes, amarillos, rosados, una gama casi imposible de azules, negros y blancos, en todas sus tonalidades.

Comidas diferentes.
Especias de olores increíbles.
Ventanas sin macetas, balcones desnudos…,
aunque con otras músicas,  un compás diferente, ni mejor ni peor, sólo distinto.

Con palabras nuevas, otras personas, otras versiones de las mismas creencias en pieles de otro tono.

Y descubrí lo maravilloso de otros mundos, en los que todos sonreimos en el mismo idioma, y una mirada es capaz de sustituir mil palabras. 
O más!

De todos modos,  y a pesar de esta huída hacia adelante,  no fui capaz de encontrar algo que hacer, no hubo ningún lugar para mí en el que poder anidar.

Fue entonces cuando encontré a Nara.
Creo que llevaba revoloteando a mi alrededor toda la vida, es sólo que yo no estaba preparada para prestarle atención.

Lo primero que hice fue darle un manotazo,  era verano, y su vocación es exactamente igual a la de un mosquito, incordiando todo el rato!

– Joder!  Menos mal que me ves!
  Estoy harta de seguirte.

– Jajajaja!  Qué cosa más bonita!
  Qué quieres?

– Perdona?  Cosa? Soy un…., bueno mejor no te lo explico, no lo vas a entender!
Llevo toda tu vida siguiéndote,  te fuiste a buscar algo que hacer lejos del mar, y no lo has podido encontrar verdad?
Debes volver, hay cientos,  qué digo cientos!, millones de Estrellas Fugaces esperando ser contadas por tí!
Cada una de ellas, espera ser clasificada y contada, para poder cumplir un sueño,  de alguna persona, incluso de alguna de esas que has conocido durante estos años de búsqueda!
Naciste para eso, nadie más puede hacer tu trabajo, y te estamos esperando desde siempre,  sólo tenías que pararte a mirar el cielo. Lo habrías sabido enseguida.

….Y así fue como regresé al Sur, guiada por los locos consejos de Nara, viviendo en la magia de intentar al menos,  cumplir los sueños de alguien.
Los tuyos, si me dejas.

Julietta Bayarinna

Publicado desde WordPress para Android

Anuncios

10 comentarios sobre “NARA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s