En serio…

image

Soy una persona seria, mucho.

Antes, sonreía poco. Fue cuestión de práctica.  Al principio me salía forzada, de hecho lo era, aunque de tanto ensayo, ahora, es, casi perfecta.

Se instala dentro de mí antes de contestar el teléfono.
Me invade al estar con clientes,  de visita, o como me gusta decir: “de turismo activo “!

Hoy me decía un cliente por teléfono: “somos iguales!  Tú vendes ladrillos y yo bebidas.”

Sin duda, vender es vender, aunque es mucho más bonito vender ilusión.
Transformar a clientes en amigos.
Que te entregan su confianza y te cuentan su vida, te hacen partícipe de ella,  y comparten contigo a sus niños disfrazados,  sonriendo.
Te cuentan el porqué venden, temas delicados de hipotecas infladas y letras que asfixian, divorcios,  muertes, despidos…

Y no sé a los demás,  pero me a mi toca el corazón y me quedo con ellos, enmedio,  velando por los intereses de ambas partes, porque conozco sus historias,  las entiendo, y las vivo con ellos, tan de cerca, que duele.

Y, con una sonrisa, un abrazo y a veces entre lágrimas,  les tiendo mi ayuda,  cariño y comprensión,  más allá de lo que es mi trabajo,  o más acá, yo no quiero evitarlo.

Y todo esto siendo muy seria y muy profesional, y muy alta, todo junto, a la vez,  mezclado.

Mezclado con mi vida, mi pequeño mundo personal, del color del agua marina y mi pinta de guiri, en plena Sevilla.

La gente aquí es genial,  es cercana, afable,  atenta y cariñosa.  Te hacen sentir cómoda, o al revés,  soy yo la que los hago sentir cómodos,  qué más da!

El resultado es que cosas muy serias, terminan tratándose como entre amigos.  Y mi amistad es siempre sincera.

Y luego,  te encuentras por la calle a un antiguo cliente,  y recuerda mi nombre y yo el suyo. Y nos saludamos con la sonrisa iluminando nuestra cara, como si se tratara realmente de un amigo que hace años que no ves, felices ambos del reencuentro.

Y me digo: no lo hago mal! Me quedo con esto hoy.

Lo mío lo tengo tan mezclado, que no hay horarios laborales ni personales. Los amigos se convierten en clientes,  los clientes en nuevos amigos,  mi pareja en colaborador, y los besos, robados en el coche, a prisas, a medias, a sueños y abrazos.

Y todo empezó con una sonrisa!
La vida es “chula”.

Isabel J.

Publicado desde WordPress para Android

Anuncios

2 comentarios sobre “En serio…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s