cita a las diez….

11138570_1693383814231518_3728877636765480544_n
  Casi las 10 de la noche, y sin noticia
¿donde estará?…
Habiamos quedado ayer mismo.
  Esperaré, … ¡No puedo!, ya he salido
y no quiero regresar a casa.
Un mensaje, dos,….¡contesta!!!
  Hoy la cita me parece que se escapa.
¡Por fin!,…una respuesta,
lo suponía, está con los colegas,
  risas, copas,..etc.
…¡no te entiendo!, repítemelo…
¡no me cuelgues el teléfono!, le dije
y no escuché: ¡voy por ti!
Vaya, cita por los suelos, dos cigarrillos seguidos,
una desilusión, y pensar que le dije
entre palabras cruzadas sin entender,
seguro, ¡lo estropeas todo!, algún reproche,
y quizás  ” insulto”.
  ¡Un mensaje!… ¿Donde estas?…
Respondí…..y …apareció.
Entonces lo presentí al verlo con la moto,
…hoy tocaba escapada.
Me puse el casco, y sin preguntar
me subí y me abracé.
  Carretera y luces,
estrellas que aparecían en la noche
iluminando nuestro destino.
  Él siempre tiene todo controlado,
sabe lo que quiere, y lo quería esa noche.
Tuve que agarrarme fuerte a su cuerpo,
no solo por sentirlo cerca y atraparlo,
no por la velocidad,…
sino porque levitaba,
levitada de sentir,
de no querer bajar de ese momento,
no quería cerrar los ojos,
o si,…para sentirlo más adentro,
era una noche de sueños despiertos.
  Entre kilómetros y caricias, llegamos.
No me hizo falta que me dijera a que ibamos.
  Paramos antes en un Pub,
bebimos, bailamos, reimos,…
hicimos complice al camarero de nuestra locura,
que nos aconsejo ir con cuidado,
¡cuidado!…
Las locuras no saben de riesgo.
  Nos montamos en la moto, rumbo a cumplir el objetivo.
Tenía todas las palabras:
Mágica, aventurera, pasional, increible,
todas hasta llegar a …¡perfecta!
 Era su noche, y la convirtió en mi sueño.
Llegamos, la noche estaba cálida.
El chiringuito iba a cerrar, era tarde
y no fin de semana,
cogimos provisiones y nos dirigimos a la orilla.
Ahora recuerdo, no leí el último mensaje…
-coge bañador y toalla -,
no nos hizo falta.
  Tardó nada en desnudarse y lanzarse al agua,
aún con espectadores cerca de allí,
como el niño que lleva dentro, chapoteaba
y gritaba de satisfacion,
– me había dicho tantas veces que tenía ganas de hacerlo-
hasta que lo consiguió…
Le miraba, y le escuché gritar; ¡Vente!, 
esa palabra es mágica entre los dos,
solo escucharla, nos ata,
como ese hilo que no vemos y sentimos.
…Y fui.
11217511_612407808899797_4966881871386557153_n
Juntos como dos fuegos en el agua,
como dos niños,
ente juegos, risas, besos, caricias,
pasaban las horas,
gozando entre agua, tierra y cielo.
 Era hora de volver, no nos pudimos quedar allí,
volvimos a casa.
Una vuelta con más futuro de bordar la noche,
vuelta de kilómetros y caricias de nuevo,
no podíamos perder las ganas,
la loca noche seguía apareciendo en la madrugada,
a veces debería de pararse el tiempo,
aún quedaba más…
LLegamos,..una ducha. un lecho,
dos cuerpos ya no tan mojados,
un fundir de pasión y de deseo.
No se le puede pedir más a una cita,
que creí perder en un impaciente momento.
No quiero el amanecer para despedirme.
 Desperté en mi cama a las 10,
esa sensación increible de lo real o incierto.
  Entré en el baño, la ropa interior estaba en el cesto,
…olía a agua dulce.
-¡Buenos días, life!
Gracias, por regalarme la noche de tus sueños.
Lena
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s