Cosas de la vida…

image

Hay cosas que suceden sin más.
Sin forzarlas, sin buscarlas, sin ni siquiera saber que ya no querrás vivir sin ellas.
Y hay cosas que sencillamente no suceden.

Mi vida no es una vida normal,  parece que tengo imán para vivir situaciones extrañas,  supongo que mi forma de ser y yo nos metemos en ellas sólitas.

De todos modos tengo especialmente desarrollado un sexto sentido,  que me habla en off y me avisa siempre justo antes de llegar al precipicio :

-“Para!, algo no está bien “!

Hasta hace nada hacía poco caso, o ninguno, y seguía adelante.  Aunque a fuerza de caer por los acantilados,  de esos que aparecen de la nada en el camino,  ya estoy aprendiendo.

Prefiero rasparme las rodillas al frenar de golpe, a caer sin colchoneta,  ni arnés, ni nada, y morir un poco en cada intento.

No solemos escucharnos.
O lo hacemos poco.
Y es horrible no hacerlo. Yo por ejemplo sé que el chocolate amargo con almendras me sienta fatal, y no lo compro nunca. Aunque llego a casa de mi madre,  y allí está: es la misma tableta que dejé en el super, tras casi meterla en el carro (si viene el CSI y busca huellas, encuentra las mías con toda seguridad),  y me como un trozo, diluyendolo lentamente en la boca, hasta que sólo quedan las almendras.  Me gusta el sabor que deja, que me empalaga la vida,  aún sabiendo que va a dolerme el estómago durante todo el día. Aún así,  me lo como, por no hacerle el feo a mi madre claro!

Pués igual me pasa con todo. Te metes en los charcos a estrenar las botas nuevas de agua, recordando tu infancia por un rato y sales perdido de barro,  y entonces vuelve esa vocecita en off:

-“Ya te lo dije “!

No sé qué día es hoy, nunca llevo reloj, y sólo anoto las cosas importantes.  Pero hoy dejo definitivamente el chocolate,  de manera simbólica!
Y dejo todo lo que no me haga bien,  de a poquito,  despacio,  sin traumas (ese refrán que dice: “vistéme despacio que tengo prisa”, os suena verdad?).

No voy a hacer listas, ni marcarme objetivos a corto ni largo plazo.
Soy de esas personas que se apuntan siempre a viajes no organizados.

Así que,  de hoy en adelante me voy a centrar en mí,  egoistamente, y voy a hacer todo lo que me haga feliz y además,  me voy a hacer caso, y a la voz de mi cabeza también le voy a hacer caso , aceptando que un poco desquiciada sí que estoy, pero qué más da mientras no haga daño a nadie!

Dicen que quien quiere estar en tu vida,  seriamente hará lo imposible para estar en ella.

Hay personas que no están,  y que no pueden atenderte cuando las llamas, o lo que es peor: no te devuelven las llamadas.

Hay otras que están a ratos, a días alternos, cuando les sobra un rato, si les sobra.

Están las que siempre tienen una excusa, de las buenas,  de esas que te crees, aunque al fin y al cabo excusa.

Y luego los que se enamoran a simple vista, caen fulminados con tu luz y mueren de amor, y eso, dice mi vocecita,  que sólo ocurre en las películas americanas, de esas que traen una pegatina amarilla advirtiendo: ver solamente los Domingos por la tarde!

Así que si no me encuentras hoy, no te preocupes: me fuí a ser feliz!

Isabel J.

Publicado desde WordPress para Android

Anuncios

3 comentarios sobre “Cosas de la vida…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s