…en estado puro… .

image

En este mundo de prisas, olvidamos lo más importante: la amabilidad.

Ya nadie es amable, y cuando topamos con una persona que lo es, lo confundimos con galanteria,  coqueteo, cortejo.

Porque ya, nadie coquetea

Con lo bonito que era que te sedujeran de a poquitos.
Conocías a alguien por casualidad,  en el super, el médico, la cola del cine, comprando pan, tomando un café a solas en una cafetería del aeropuerto, en un bar de carretera, en una gasolinera, y de repente no podíais parar de hablar, de la vida y milagros del mundo, de los niños perdidos, del frío del amanecer, de cómo estaban colocados los suelos y el porqué de las llagas en el mismo.
Sin daros cuenta, el tiempo se agota, y tenéis que marcharos,  y por miedo a que no le des el teléfono,  no te lo pide, porque él sabe, que tú sabes, que hay mucho loco suelto.
Entonces,  te tiende su tarjeta.

Llámame cuando quieras!

Ahí surge el dilema. Entre trabajo,  tráfico y prisas, se perdió la amabilidad.  Tan pocas personas son amables, que cuando te tropiezas con una, no sabes si realmente es una persona agradable,  dispuesta a ayudarte de corazón,  ó estaba coqueteando.  Y es que,  encontrar a alguien dispuesto a coquetear y luego pasar al cortejo, es aún más raro.

Ahora nos lo saltamos todo, y pasamos a la cama directamente. No digo que esté mal, no soy tan chapada a la antigua. Quién esté libre de pecado,  que tiré la primera piedra.

En las relaciones entre personas,  del tipo que sea, yo me quedo con la opción dos:

Vistéme despacio,  que tengo prisa

Saborear lo dulce que te ofrece la vida,  lentamente,  te da tiempo a pisar seguro.  Nunca olvides que el camino está lleno de trampas,  las arenas movedizas pueden aparecer en cualquier momento. Además,  los períodos de prueba,  se inventaron para algo.

Y puede ser, que confundas las señales.  Que lo que te gustaría que fuera coqueteo,  sólo sea amabilidad,  o al revés.

Así que lo llamé!
Me había caído más bien mal, pero quería volver a oír su voz, tan masculina,  al otro lado del teléfono.
Reconozco que prefiero ser yo la cortejada,  pero él no tenía mi teléfono,  así que marqué su número,  nerviosa,  sin saber muy bien de qué hablar.

Tenía una duda sobre los suelos continuos…

Ya ves!
Cualquier excusa es buena.
Ahora la pelota estaba en su tejado.  Si era coqueteo y había sentido lo mismo que yo, me volvería a llamar, en caso contrario,  nunca lo haría.

No soy una experta en esto de las relaciones.  La amabilidad te abrirá siempre puertas. Un tono dulce lima asperezas.  Si tu interlocutor levanta la voz y acelera el ritmo de sus palabras,  jamás hagas lo mismo.  Imagínate en cámara lenta,  cómo en una película en blanco y negro,  de esas de cine mudo, oírte le calmará automáticamente.

En el amor, tómalo despacio, armate de paciencia,  y date tiempo.  Las prisas no son buenas consejeras.
Y si crees que ya es tarde, porque una noche perdiste los papeles y te dejaste llevar,  más en cuerpo que en mente, pide tiempo muerto.
Hasta en los partidos de fútbol están permitidos. Hay treguas en todas las guerras. Incluso en una carrera de fondo, se puede pasar el testigo. 

Creo fervientemente en

el amor sin medida,  los besos robados, las segundas oportunidades y el nunca es tarde. Las distancias las salvan los aviones, ó el AVE , depende del país de origen.  Y si de origen hablamos,  me quedo con las Denominaciones,   los productos ecológicos, el chocolate con todo su chocolate,  el café con toda su cafeína, el té contigo, los abrazos por sorpresa, y el amor con toda su magia.


Hay otras opciones,  también válidas, y no tengo nada que opinar al respecto,  nunca se sabe quién seré mañana,  puedo querer hacer de mi capa un sayo,  y estará bien,  si es lo que me hace feliz.

Por este mismo motivo,  lo cortés no quita lo valiente,  y nadie mejor que tú,  sabe que debes hacer para acercar las posturas que quieras.

A mí,  la Primavera me huele a incienso y azahar, aunque esta es mi Primavera y el lujo de vivir en Sevilla,  vestida de dorado y coche de caballos a cada paso, no por tipismo,  es sólo por esencia en estado puro.

Isabel J.

Anuncios

4 comentarios sobre “…en estado puro… .

  1. Primero quiero felicitarte por la foto de la playa en su portada. He leido con interes este bello articulo que refleja una realidad universal. Quizas hablas de España.
    Donde vivo (EEUU) todos hablan mediante sus celulares o texto. No hay conversacion al no ser que estas en una Iglesia o Estadio. Aun no existe. Lo que estoy mirando en EEUU es ls falta de comunicaciones o insultos en tiempos de elecciones. Los noviazgos son a base de texto. Todo es a base de texto comparado con hace dos o tres decadas. Saludos para ti Isabel.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s