…esperando la Primavera

image

No somos lo que creemos.

No somos lo que los demás piensan que somos.

Ni tan siquiera somos lo que nos gustaría ser.

Jamás llegamos a tanto.
Cada día gris, cada proyecto fallido, todos y cada uno de los amores equivocados. Una por una, juntas y también separadas, de nuestras alegrías y penas, limitaciones, los SÍ y sobre todo los NO,  forman parte de nosotros y del reflejo que proyectamos en el espejo .

Las sonrisas,  las lágrimas,  las carcajadas,  las personas que no están, los desengaños, aquel viaje, tu primer coche, el primer beso, la primera persona que no te supo amar :

Aún la recuerdas??

Esto es muy curioso!
Puedo recordar el sentimiento de desasosiego,  el dolor, la impotencia.  Las preguntas que todos nos hacemos.

Porqué a mí?

No consigo recordar su nombre.
No recuerdo su cara.
Ni siquiera cuantos años han pasado ya. Deben ser demasiados.

Lo habrás oído muchas veces, aunque me gustaría que en esta ocasión,  cojas papel y lápiz,  lo anotes,  y lo pongas en un lugar dónde puedas leerlo todos y cada uno de los días de tu vida.

Cuando salgas de la tormenta,  no recordarás cuando fue que entraste, ni porqué,  ni tan siquiera recordarás su nombre.
Lo que no debes olvidar,  es que la tormenta te transformó,  ahora tienes una nueva oportunidad para ser feliz,  no la desperdicies.

Nadie vive la vida dos veces.
Lo que hoy te parece una situación insoportable,  mañana no será más que un recuerdo,  así que cuanto antes te levantes y sigas tu camino, antes podrás superar el siguiente nivel,  de este juego maravilloso que es la vida.
Todos y cada uno de nosotros tenemos problemas.  Los nuestros,  probablemente los peores. No voy a enumerarlos, no terminaría nunca. 

Puedes hacer dos cosas: seguir ahí sentado, lamentándote.  Ó,  levantarte,  dejar que el sol te dé en la cara y sonreír a la Primavera.
Y si en tu parte del mundo está terminando el Otoño,  ponte tu calzado más cómodo,  camina un poco y sal a su encuentro,  tienes algo mejor que hacer?.

Camina siempre ligero de equipaje.  No acumules demasiadas cosas. Bolsos, zapatos,  enfermedades,  amores  agonizantes, amigos que no son, negocios imaginarios, infulas de grandeza,  mentiras, heridas, llantos, muertes…., mantén a tu lado todas estas cosas y sentimientos sólo el tiempo necesario para que no te resten energía.  Y si alguien te llama egoísta,  míralo de frente y dí sin ninguna sombra de duda,  alto y claro :

SÍ,  soy egoísta.
Sólo tengo la oportunidad de vivir.
Una vida.
Una sola oportunidad.
No hay ensayos.
No hay tomas falsas.
No habrá segundas oportunidades.

Salí a vivir mi vida.
Camino hacia la Primavera.

Isabel J.

Anuncios

2 comentarios sobre “…esperando la Primavera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s