….los muebles de la cabeza

image

Decía mi abuelo:

“Si no estás seguro, no adelantes”!

La vida,  básicamente,  consiste en cuatro ó cinco puntos:

1.- Adelantar ó no .
Tomar, o no tomar riesgos, decisiones que te llevarán a un lado u otro del camino.

La mayoría de las veces las meditamos.
Sobre todo a partir de los 18 años,  cuando se nos considera mayores de edad, aquí en España, y nosotros nos sentimos tan mayores y tan maduros .
Si hemos tenido la enorme suerte de nacer en una familia que puede permitirse que estudiemos y nos ha “orientado” a hacerlo –cosa que no siempre entendemos,  sobre todo cuando no somos buenos estudiantes -, llega un día que debes empezar a prepararte para el siguiente paso , tu vida de adulto independiente .
Hay que decidir si irás a la Universidad,  si te vas a dedicar a trabajar directamente, porque piensas que estudiar no es lo tuyo , si quieres ir , pero para hacerlo debes ponerte a trabajar a la vez .
Son decisiones importantes, cuando apenas sabes dónde estás en pie,  en un mundo en crisis , siempre nos tocará vivir alguna , y no hablo de las personales , que esas seguro serán más de una.

A todos nos toca, antes o después: tomar decisiones,  asumir riesgos.
Y con los años,  entenderás,  que era indiferente estudiar una cosa u otra, aunque imprescindible, el hecho de hacerlo,  y de seguir haciéndolo por el resto de tus días.

 

2.- Amueblar tu vida y tu cabeza.

Estudiar,  para mí,  significa crecer, como persona, ejercitar el cerebro,  que nace vacío,  ansioso de llenar cada una de sus esquinas, amueblándose poco a poco.

Curiosamente,  cuanto más amueblada tienes la cabeza, más espacio hay.
Los muebles de tu cabeza, al igual que en una casa ,  pueden cambiar de lugar, tu estilo es sensible y necesario de modificarse,  ya que no serás la misma persona con 18,  23 ó 45 años.

Te imaginas viviendo toda la vida en la misma casa, con el mismo color en las paredes y los mismos muebles? 

Algo que no debes olvidar nunca: compra muebles buenos, ese será el dinero mejor invertido junto con el que gastes en viajar .

Los muebles,  de la casa ó de la cabeza, pasarán de generación en generación y serán la mejor herencia que dejes a tus hijos, nietos,  etc, etc.

Siembra, que algo queda

 

3.- La herencia 

Me encantaría tener ahora en mi casa una antigua cómoda de caoba,  heredada de mi abuela,  ó de mi bisabuela. Ellas me dejaron algo más importante: AMOR

Cada vez que adquiero un mueble antiguo, una primera edición de un libro que leí de pequeña y alguien me pregunta, me encanta decir: Se trata de una herencia familiar.

Y no miento, realmente los compré porque me traían recuerdos, y esos, los buenos recuerdos,  también forman parte de la herencia y te amueblan la cabeza, y el corazón.

Y con la cabeza bien amueblada, o estando en ello, debes seguir decidiendo, sin prisas:

Toda decisión importante requiere que te tomes un tiempo para meditarla , sin prisas, aunque sin pausas.

 

4.- La puntualidad.

La puntualidad es imprescindible para poder mantener el equilibrio dentro de tu cabecita,  o de la mía.
No solamente llegar a tiempo significa ser puntual.
Saber irse a tiempo,  forma parte del concepto.
Aquí no voy a entrar en demasiadas explicaciones,  porque,  aunque la parte de llegar la tengo controlada, la de irme a tiempo aún se me resiste.
Dejar trabajos mal pagados,  que no te llenan,  dónde no se te valora.
Dejar amigos a los que quieres, aunque en el fondo sabes que son relaciones que no traerán nada bueno.
Dejar al amor de tu vida,  porque no hay un camino para vosotros.

Todo ello significa ruptura.
Dejar a alguien,  algo, a lo que has dedicado tiempo,  amor, esfuerzo…, y eso duele, siempre se van quedando trozos de tí.

De ninguna batalla se sale entero
De todas se aprende.
Y aunque sientas
que se te escapan los muebles
por las heridas de la lucha,
antes o después,
la herida cicratizará,
y los días de lluvia,
recordarás
cuanto amor hay en cada cicatriz

Isabel J.

Anuncios

2 comentarios sobre “….los muebles de la cabeza

  1. Grandes verdades en tu manera de ver la vida y sobre el paso del tiempo. Me gusta la idea de qué hacer con los muebles dentro de la mente que nos habita, acoger nuestra herencia y lo de saber llegar y marcharse. Estupendo post !
    No sé de que modo llegaste a mi espacio, pero has dejado la puerta abierta hacia el tuyo. Seguiré visitándote y gracias por tus “likes”.
    Saludos cordiales !

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s