…polvos mágicos para las heridas… 

Eso de recetas mágicas para sanar heridas, no te lo vayas a creer, no existen. 

Nadie va a mitigar el dolor por la muerte de un ser querido. 

Nunca nadie ni nada va a reemplazar el abandono de un amor.

El desamor no se cura, y sus consecuencias son eso: consecuencias. El resultado de una suma de situaciones que a veces te llevan hacia un lugar inesperado.

No puedo decir que no supiera que nuestra historia se apagaba, como una hoguera en la playa.  Eso  es algo que  sabemos cuando ocurre. Por desgracia,  nos acomodamos al sofá y es genial durante un tiempo.  A todos nos encanta nuestro sofá. Llegas a casa,  te quitas los zapatos y te tiras al sofá. Y respiras.

¿Cuantas cosas no sabrá ese viejo sofá?.  Vale mucho más por lo que calla.

Cuando alguien me pregunta cómo decorar su nueva casa, siempre doy el mismo consejo: encuentra un sofá. 

En el amor pasa lo mismo.  Cuando lo encuentras,  cuando te enamoras, es,…. Uauhhhh, saltan chispas, se te sale el corazón,  vas con la sonrisa puesta.  Sí. Con esa cara de tonto. Iluminada. Miras cada detalle.  Cuidas lo que te pones, esperando gustarle. El pelo. La ropa interior.  Los sitios a los que ir. Enciendes velitas. Compras cava y vas a buscarla al trabajo con dos copas (eso aún no lo has hecho querido…..).

Los principios son fantásticos, y luego vienen los intermedios, que no lo son menos. Es como el jamón,  que todo está rico.

Nada más peligroso que una persona que te haga estrenar emociones. 

Y te vas acomodando a tu nuevo sofá sin darte cuenta,  y van pasando los años y empiezas a dormir demasiadas veces en él.  Ya no hay besos por la mañana. No estás deseando volver a casa para recostarte en su regazo.  Y un día lo sabes,  aquello  no hay por donde cogerlo. Te clavas la estructura en las costillas y duele. Tendrías que cambiarlo, pero te has acostumbrado.  Y decides seguir un poquito más.  Le haces una funda nueva,  cambias los cojines…., aunque lo sabes, es necesario cambiar el sofá,  resulta una verdadera tortura estar en él. Ya no es tu oasis al volver a casa.

Casi para todo somos iguales. Nos cuesta cambiar de sofá. Nos cuesta cambiar de trabajo. Nos cuesta cambiar de peinado…. Nos resistimos al cambio. Nuestra zona de confort es la nuestra,  sabemos con los ojos cerrados todo lo que hay dentro y salir hacia cualquier lugar, desconocido,  es doloroso.

Cuando despiertas de buena mañana y descubres que parte de tu mundo ha decidido andar solo, ahí te rompes.

¿Te imaginas volviendo a casa y que tu sofá haya desaparecido ?.

Y no es porque no supieras que antes o después pasaría. Puede incluso que sepas que es lo mejor que podría haber ocurrido.  Tan solo se trata de estar preparado o no, y si no lo estás,  te vas a resistir.

La resistencia causa dolor, y para eso no hay polvos mágicos, ni Hada que valga!  El aire no circula en una habitación cerrada, y necesitas respirarlo para seguir viviendo.  Así que el mejor remedio para los corazones rotos que existe, es abrir puertas y ventanas y dejar que el aire fluya,  que hinche las velas. Zarpa hacia donde el corazón te lleve.

Jamás lo tomes como un final, sino como un nuevo comienzo,  y brinda por ello conmigo.

Por otra vuelta alrededor del sol.

Por los nuevos comienzos

Cuando hay niños por medio , resistirnos es peligroso , porque los que van a sufrir son ellos . El padre que se queda la custodia , se siente fastidiado al tener que compartir a sus hijos . Es como partir el sofá, como perderlos un poco . No nos damos cuenta que esos niños tienen un padre y una madre  , y que ellos tienen derecho a poder disfrutar de ambos . ¿Cuál es el motivo por el cuál el padre valiente debe perder a sus hijos?. Esta nueva situación no debe afectar a los críos , y deberían poder ver a sus padres siempre que les apetezca y sea posible , independientemente de lo que diga una sentencia de divorcio . No seamos egoístas .

El valiente, con toda seguridad ha sopesado mucho el tema de los niños , y probablemente eso haya retrasado la decisión infinitamente , pero realmente al irse nos hace un favor , porque la parte que se queda , sabía que iba a ocurrir , y no fue capaz de dar el paso . Así que deberíamos ser consecuentes , y no permitir que sean nuestros hijos los que sufran las consecuencias de el desgaste que provoca el tiempo .

wp-1470032773578.jpeg

Que te fueras 

amor 

Me dio tiempo 

para conocerme 

Para ser yo 

Para empezar de cero 

Brindo contigo por eso 

Por otra vuelta 

Alrededor del Sol . 

Isabel Jiménez

Anuncios

19 comentarios sobre “…polvos mágicos para las heridas… 

  1. Para seguir sentados sobre un sofá apolillado, mejor abrazar la cultura japonesa tradicional y comprarse unos cojines. Lo que no funciona solo es una prórroga que no lleva a ninguna parte. A veces tardamos en darnos cuenta y en dar el paso, pero no hacerlo es morir poco a poco y negarse a ser realista. La vida no está hecha para esto.

    Sobre los divorcios, lo único malo que tienen es la visión cristiana del asunto, del hay que aguantar, que no sirve para nada. Los hijos pueden ser felices igual si hay respeto.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s