….el ocaso del verano 

Nací justo a final de verano ,  hace ya muchos años.

Algo tan fortuito como el día en qué vi la luz , ha marcado  por completo mi vida.

Siempre me provoca inquietud que terminen las cosas, un vértigo extraño a los finales , miedo a lo nuevo . Si pudiera escoger, sería Primavera, una estación llena de cosas que nacen , de fiestas y vestidos de volantes en Andalucía . Para mí, sin duda , la estación dónde todo comienza . Pero yo, nací en Otoño, dónde muere el verano y la ciudad se viste de tonos ocres , además de comenzar el curso , algo , que ni siquiera entre profesores levanta pasiones  .

De la inconsciencia de los primeros cinco años, apenas quedan imágenes borrosas. Recuerdos felices, llenos de sueños cumplidos , fiestas de cumpleaños , regalos y sonrisas.

Comprobar día a día como las tardes de verano se acortan y empieza a refrescar por las noches, significaba el fin de una etapa de risas y juegos, de tardes de playa y conchas recogidas a la orilla del mar. Pequeños tesoros mágicos de los que salían historias , acurrucada en el regazo de mi padre cada noche antes de dormir. Tardes compartidas con mi hermano  repletas de aventuras inventadas .

  -Doctor, es grave?

– Sí , definitivamente , tiene estrés postvacacional crónico ¡

Puede que por el mismo motivo jamás me tome más de 7 días seguidos de vacaciones. Si desconecto sería incapaz de coger el ritmo nuevamente.

Una vez , tras una enfermedad , tardé tres meses en volver al trabajo . Me fue imposible hacerlo , necesite tomar un camino diferente para poder seguir viviendo .

Terminar el curso,  presentar un trabajo de clase, el proyecto de fin de carrera, el fin del primer amor, el final de la semana, los primeros fríos. Las relaciones fallidas. Un divorcio.  Los niños que crecen y dejan de ser niños. Las puestas de sol. Los huecos en las escaleras de caracol entre peldaño y peldaño. Las despedidas …. Todo me provoca vértigo, no lo notas porque lo disimulo muy bien.

Estamos llenos de finales y comienzos que se solapan de prisas, ocultos para que no podamos notarlo. Todo es una trampa que te empuja hacia adelante. 

Para muchos padres, el final del curso escolar significa más trabajo. Infinitamente más.  Niños sin clases que necesitan jugar a todas horas, playa, piscina, actividades.  Los niños nunca agotan las pilas,  y cuanto más cansados están,  más impertinentes se ponen,  y mas difícil es apagarlos.

Cuando parece que lo tienes controlado, termina el verano y hay que preparar la vuelta al cole: uniformes,  zapatos,  ropa de deporte, libros,  actividades extra escolares…..  Uffff. Parece que ya está,  han vuelto a clase y al menos no discutes con ellos durante unas horas ,  Descansar de niños, en apariencia,  vuelve a ser una trampa.  Regresan los cumpleaños infinitos de los amiguitos de clase y la agenda social de tus hijos. Hoy en día lo difícil es que no tengas una fiesta  semanal, un trabajo en grupo, una excursión,  las clases de inglés,  danza y natación.  Termina la semana y los niños necesitan jugar….joder!  Y de ti nadie se acuerda!

Ser padre hoy es una odisea,  un trabajo a tiempo completo imposible de sobrellevar si tienes la suerte de tener trabajo.  No es más que una trampa en la que caes, por culpa del puto reloj biológico,  y si sobrevives al verano,  seguro que no te quedan fuerzas para afrontar el nuevo curso escolar, que predicen las grandes superficies desde principios de agosto,  para que se te vaya haciendo el cuerpo.

Es complicado no morir en el intento.

Y te ríes,  por no llorar.

Además de dejarte prácticamente en la ruina . Volver al cole , es como estar dos meses en Las Maldivas , un poco más incluso . Todo esto , debiendo estar agradecidos porque la educación es gratuita , que si no llega a serlo , este sería un país de analfabetos , o de políticos que tras varias Licenciaturas en Universidades de reconocido prestigio , y dos o tres Master igualmente caros , son incapaces de ponerse de acuerdo en algo tan sencillo como quién de ellos será el que nos represente , independientemente de que los españoles hayamos elegido , teóricamente tras una votación democrática , a la persona que nos representará.

Aunque yo , sólo hablaba del final del verano , y la vuelta al cole , quiero hacer una advertencia a todos los padres, para que eviten que sus hijos se conviertan en políticos , una rama enferma , de nuestro ya maltrecho árbol .

Isabel Jiménez.

Anuncios

22 comentarios sobre “….el ocaso del verano 

  1. Uf, me he agobiado solamente de leer tu entrada. Cuánta cosa… menos mal que yo ya he pasado por todo eso y ahora estoy en la etapa de la tranquilidad. Nada de niños, nada de trabajo impuesto. Que te sea leve. 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Hoy te he leido por primera vez. Interesante experiencia.
    Consigues que el.lector llegue a sentir y comprender lo que está viviendo la protagonista. Si fuese un capítulo de una novela, estaríamos compartiendo los.pensamientos del personaje. Llegando a captar, a palpar su estrés. ……
    De todo, me quedo con las risas. Y con una frase “y te ries por no llorar”. Es para usarla y para tenerla escrita en el.recetario de la vida.
    Ea pues a reír.
    Hasta pronto

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s