…18… (a contramano )

Llegó a destiempo. Entre las últimas lluvias y las primeras flores. Creo incluso que sin saberlo me andaba buscando. 

Aún guardo el recuerdo de su piel en mis labios. 

La mañana transformada en mediodía y la calma derribando puertas. 

Se ha quedado mi sueño,  mi descanso y mis mañanas. Siempre trasnocho y madrugo por su culpa. Le gusta acurrucarse en mi cuerpo al frío de los amaneceres que me ha robado. 

Hace tiempo se ocultó en las sombras de su mundo y desde entonces no duermo. 

A todo te acostumbras, lo sé. 

Aún espero que regrese y devuelva lo que es mío.  No resulta elegante llegar a hurtadillas para desaparecer. 

Hay seres que ni te rozan y otros que te destrozan la casa. Un ático tipo loft en medio del mar de los sueños aún no inventados. 

Fuera muros. Sin conocerte. Sin quererlo.  Hay quien va de paso y no te roza y otros vienen a contarte las verdades del barquero. 

Le gusta desvestirme,  limpiarme, vestirme, cuidarme. 

Y a mí, me encanta que me trate como a su niña pequeña. 

Me cogió a contramano. 
Isabel J. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s