…49…(en el mar que nos habita)

01:44 – 32° 

Cualquiera en su sano juicio habría salido huyendo.  Yo me he quedado resguardada dentro de mi concha. Eso no me hace más valiente.  Estoy aquí,  lamiéndome las heridas y afilando mis uñas. Queriéndome sentir una pantera negra, convenciéndome que sólo necesito recuperar fuerzas y esperar que lleguen noches de otoño. En el fondo todo mi ser lo sabe. No soy más que un gato pequeño ronroneando en tu ventana, esperando caricias y un platito de leche fresca.  Te extraño. 

El calor me asfixia sin tí, aún más. Esta jaula de oro no me da ningún mimo, es imposible sentir . Y yo, que sin amor agonizo,  no consigo forzar los barrotes y escapar. 

Oigo el rumor de las olas y sé que es imposible.  Sólo lo sienten mis recuerdos,  esos, aún consiguen recordar,  parecen tener vida propia y escapan para alcanzarme algo de tu agua,  destilada de lluvia, para que no enferme y muera antes de tiempo. 

Dicen que cada persona que pasa por nuestra vida deja algo de sí en nosotros y se lleva un pedazo nuestro.  Yo me quedé a vivir en tu mundo. Tu mar se quedó viviendo dentro de mi ser . Lo noto rugir reclamando espacio. Se me sale por la boca. Me desborda los ojos. No hay manera de echarlo. 

-VETE , le digo, y se ríe. 

La peor de las enfermedades . Es de las que no tiene cura. El Mar se me quedó dentro y clama por salir. 

Isabel Jiménez 

Anuncios

11 comentarios sobre “…49…(en el mar que nos habita)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s