…65… (dragones malvados)

Ella solía creer en la bondad.

Las cosas jamás pasaban por casualidad en su pequeño mundo.
La reencarnación lo explicaba casi todo.
Esa sensación de conocer desde siempre a un desconocido, se explicaba al pensar que sólo se trataba del reencuentro con una vieja historia, una historia de una vida pasada.
Sonreía por costumbre, era amable en general, se entregaba a las causas perdidas incluso antes de que llegaran a serlo.
Su infancia no había sido sencilla, la crueldad y el rechazo de los otros niños hacia ella, le había hecho vivir una infancia solitaria, llena de amigos imaginados, de otros mundos felices a los que escapar, donde todo era azul o rosa, perfecto a sus ojos de niña triste…
No soportaba ver a nadie sólo, inmediatamente se volcaba en construir un mundo de nubes de chuches, para que no sintiera el rechazo, ese que la había hecho fuerte e independiente, capaz de no caer, consciente de que no habría nadie para tenderle una mano.
El problema estaba en que ella se volcaba con el corazón, si decía que haría algo era porque lo iba a hacer, cuando decía “te quiero”, lo decía de verdad, y su corazón, crecía y crecía , porque esos hermosos sentimientos ya nunca la abandonaban…
Por eso, cuando alguien la decepcionaba, cuando usaban la palabra amistad en vano, cuando sólo se trataba de amigos temporales que se subían a su coche por necesidad y no por cariño, cuando el amor no era cierto, sino fruto de un deslumbramiento ocasional, quizás pidiera explicaciones una vez, quizás diera más de una oportunidad, pero si las respuestas no la convencían, no es que se alejara, es que dejaba de estar….
Le había pasado anteriormente, con amigos oportunistas que se deslumbraban con su energía y sólo buscaban encender su noche con la luz que ella desprendía, amores falsos, que jamás entendería! 
Cómo dices “te amo”, si no te sale del alma???
Aún así, aún sin comprender el porque , nada de esto la salpicaba, no se enfadaba, no guardaba rencor, no hacía reclamaciones, ya era suficiente con el dolor, como para oir más mentiras, las explicaciones no sirven para nada, si tus actos te contradicen….
Ella se alejaba…,partía hacia otro rumbo enseguida, la niebla jamás la alcanzaba….
Quizás se equivocaba, pero Julietta necesitaba mantener la belleza a su alrededor, el equilibrio dentro, la serenidad y la paz en su vida habían sido las claves para conservar la dulzura de su alma, la vida era tan extraña y sorprendendente a la vez , que si perdía el equilibrio de sus chacras, seguramente no tendría fuerzas para enfrentarse a la próxima batalla, y por experiencia sabía que la tendría que librar sóla….
En otra vida, sólo había sido una Amazona solitaria que viajaba por el mundo librando batallas formidables contra dragones malvados, magia negra, espectros del submundo, dispuestos a arrebatarle lo más preciado que tenemos: un alma limpia , un corazón sincero…..
Si la encuentras en tu camino, ten por seguro que te amara siempre, quizás no a tu yo , ese que eres día a día, pero sí al niño que fuiste, sano, feliz, sin tristezas ni problemas….
Si vuelves a caer, ella te tenderá su mano, sin miedo a que vuelvas a morderla, segura de que lo volveras a hacer, porque esa es tu naturaleza, y es que…, las Rosas siempre tienen espinas……
Dulce vida Amor…..

Isabel Jiménez 

Anuncios

10 comentarios sobre “…65… (dragones malvados)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s