…algo mejor 

Hay un estudio de unos científicos muy importantes,  sobre el tiempo que debes permanecer con tu pareja,  para ser feliz,  para no caer en la monotonía.

Ellos han estudiado durante décadas a un grupo de personas,  y las relaciones sentimentales de estas, llegando a la conclusión de que aquellas que cambiaban de pareja,  más o menos cada cinco años, eran más felices que todas las que conservaban sus relaciones a lo largo del tiempo.

Cada persona es un mundo,  si hablamos de parejas las variables son infinitas.

Soy crédula por naturaleza y, si hay un grupo de señores que se han molestado en hacer un estudio sobre eso tan importante e intangible como la felicidad,  algo de verdad habrá en ello.

Tengo amigos que escogieron su propia compañía como mejor destino hacia la felicidad y  son completamente  felices.

Otros  llevan décadas con la misma persona por compañero de viaje, y no la cambiarían por nada.

Sin duda encontraron su destino.

No soy un buen ejemplo. El padre de mis hijos me pidió el divorcio hace apenas un año. Pensaba que éramos felices,   me pilló por sorpresa.

Un día sin más,  sin discusiones,  sin  tomar el primer café juntos, aparecieron sus maletas en la entrada.

Me voy 

No aguanto más 

Aquella mañana dejó los papeles de un abogado sobre la cocina. Me quedaba con los niños, la casa  hasta que sean mayores,  y la manutención para ellos.

Hasta ese momento,  nunca había trabajado demasiado. Cada empleo que encontraba no le parecía suficiente a mi Señor Esposo. Trabajar por un sueldo no sabía lo que era.

¿Jefe de obra, a tu edad?, no seas tonta!

¿Quién va a cuidar de los niños?

¿Con quién van a estar mejor que con su madre?

Y tenía razón.

Yo soy arquitecto por vocación. Mi ilusión siempre fue trabajar con mi padre,  ayudarle en su constructora. Levantar de la nada esas casas que terminarían siendo los hogares de otras personas.  El falleció siendo yo muy jovencita. Nunca llegamos a trabajar juntos.

Me veo de golpe sola,  como tantas otras madres, con Martín de diez años y Andrea de seis, dos chicos fuertes, valientes e independientes, que se han adaptado fenomenal al divorcio. Intento que no les afecte mi nueva situación personal de madre sola de mediana edad desubicada.

Fines de semana alternos con papá y las vacaciones a medias.

Nunca fui de pedir explicaciones y por lo mismo desconozco los motivos por los que Javier me abandonó un día por la mañana por una señora con más años que yo y de peor ver. Puede que leyera ese estudio sobre la felicidad. 

Soy una madre sola que trabaja vendiendo pisos,  porque es el único trabajo en el que encaja un arquitecto que nunca ejerció,  haciendo de padre y de madre las escasas horas que no trabajo.

No puedo estar más agradecida a Javier.

Disfruto como una enana jugando con mis hijos. Cocinamos juntos, vamos de excursión juntos,  tareas, riñas, risas,….todo compartido.

¿Y la felicidad?.  

Bueno,  si por felicidad se entiende solamente a tener pareja, yo esa no la conozco.

Aunque la sonrisa permanente en mi cara, de niña enamorada, habla por si sola. Jamás fui más feliz,  nunca me sentí tan realizada. Ahora soy más yo de lo que nunca fui antes.

Y es que a veces la vida te quita lo que estorba, para darte, algo mejor.

Isabel Jiménez

45 Comentarios

  1. Mis padres se conocieron en su infancia/juventud, se casaron y llevan juntos y felices como matrimonio hace ya más de 50 años. y están como el primer día. Depende mucho de las personas y de si realmente encuentras a tu amor verdadero, ellos (mis padres) lo encontraron, otros no tienen esa suerte y van escalando peldaños a lo largo de su vida, que no quiere decir que no lleguen a ser igual de felices pero a lo que quiero llegar es que no hay estudios ni estadísticas que realmente puedan medir la fuerza del amor en las personas. Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

  2. La felicidad es un asunto complejo y los estudios pueden tener algo de razón, pero cada caso es un mundo. Además hay muchos tipos de felicidad, la efímera, la vacua, la falsa, la verdadera… La sociedad nos condiciona para estar en pareja, pero ese no tiene por qué ser el camino de nuestra vida. Se cierra una puerta y se abre un universo de posibilidades.

    Le gusta a 2 personas

  3. Los estudios de Felicidad me dan… ¿pánico?, ¿son los científicos realmente importantes realmente felices?.

    La felicidad de cambiar de pareja cada cinco años creo que se podría comparar a la de cambiar de coche. ¿A quién no le gusta cambiar de coche? ¿cada tres años? … ¿cada diez días? …

    Me alegro de ser de los que prefieren uno del que conozca todos sus defectos y virtudes, con sus abollones y arañazos , que probablemente se los haya hecho yo por ir despistado, que requiera de mi detalles y atenciones todos los días, que me exija tener más cuidado en las revisiones.

    Tu coche de toda la vida no te deja tirado si lo cuidas, y si lo hace se lo perdonas, sabes que probablemente tu seas el que te hayas equivocado en algo.

    Le gusta a 3 personas

  4. Empiezo bien mis vacaciones. Un ensayo sobre la felicidad, con/sin pareja, el desgaste de la convivencia, la influencia de los hijos en la realización personal, y las vocaciones parcialmente frustradas. Todo ello contado desde un realismo descarnado, sazonado con suculentas dosis de objetividad y nobleza de análisis.
    Voy a por un café. Desde luego, me hace falta.

    Anda que no podías haber escrito sobre las olas, la brisa, el mar, los pareos-toalla o la moda nudista.
    Me matas

    Le gusta a 2 personas

  5. La vida no se termina en una persona y tampoco uno debe resignar felicidad y satisfacciones por los hijos. Busca tu propia realización ya que tu no podrás vivir la vida por ellos y ellos no podrán devolverte lo que tu resignes por ellos. Adelante.

    Le gusta a 2 personas

  6. Somos muchas las que nos encontramos en Tu situacion. Me alegro que ese cambio haya servido para realizar te como trabajadora porque como madre… Eso ya lo demostramos desde que salen esas vidas de nosotras. Asique mucho ánimo fuerza y felicidad. Gracias por compartir tu historia tan igual y tan distinta de todas las madres_padres

    Le gusta a 2 personas

  7. Con respecto a la primera parte, me imagino que a lo que se refiere, (disculpa por meterme al lado científico) es que lo que mal llamamos “amor” al proceso de “enamoramiento” es un proceso cerebral de producción de neurotransmisores como la dopamina, relacionada a los procesos de recompensa, motivación y deseo, esa producción cesa tras 3 años, y después de allí actúan otros procesos como es el relacionado al apego, allí hablamos de otros neurotransmisores implicados.
    Sólo es mal información… Lo demás son errores de conceptos y falsas creencias.
    Enamoramiento no es lo mismo a amor
    Y
    Certamente el amor prescinde de lógica.

    Le gusta a 2 personas

  8. Fea tesitura la de sentirte solo estando acompañado.
    No sé si cambiar de pareja cada 5 años te hace feliz… porqué no verla cada 5 días?
    Yo, me siento pleno y feliz a medida que pasan los años… mi vida no ha sido fácil, pero no es directamente proporcional… tal vez inversamente…
    una psicóloga me dijo que tener un amante te hace más feliz, o vivir un noviazgo permanente… viendo a tu pareja cada cierto tiempo… personalmente la monotonía se rompe con aventuras juntos… viajar… también con imaginación…
    – “la verdad Sra Psicologa es que yo creo en el Amor para siempre….”
    -“Eso no existe”
    – “prefiero morir habiéndolo intentado… vivir intentándolo me da realmente sentido a mi vida”
    De repente llamaron a la puerta y la Srta del mostrador le dijo a la psicóloga que había pasado media hora del tiempo de la consulta y que se había llenado la sala de espera… me despedí atorrullado y me despedí aceleradamente de la Sra…
    Nunca olvidaré los ojos que ponía la Psicóloga cuando le rebatía sus consejos terapéuticos… jajaja, no volví más a un psicólogo.
    No comparto el engaño de relaciones paralelas no consentidas… al fin y al cabo es un problema de lealtad y por ahí no paso.

    Le gusta a 2 personas

  9. Bueno he leído que es un relato inventado. Enhorabuena por partida doble, porque es emotivo y, parece de verdad una experiencia personal. Es muy realista.
    El final me gusta mucho porque ella acaba queriendo y amando “su nueva vida”.

    Le gusta a 1 persona

    • Casi todo lo que escribo es en un 70-80% ficción aunque siempre hay parte de verdad. Esta historia es un 30% la historia de mi amiga María, que es arquitecto y tiene dos niños aún pequeños.
      ….
      Nunca sabes dónde estarán las musas, van y vienen a su antojo Alicia ♡

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s