…hojas de Otoño

Los días pasan y el tiempo vuela . No vuelve. Jamás regresa.

Piensas que lo que hoy te preocupa tanto, eso que de tanto doler asfixia, nunca acabará.

Te abrirá en dos y morirás. Mejor morir . A veces es mejor morir. Nada sale como debería y duele tanto que ya no vives.

Pero amanece de nuevo. Mañana saldrá el Sol quieras o no quieras.

Mañana se hará el milagro. Las lágrimas secarán. Poco a poco empiezas a respirar solo. Y vuelves a sonreir al sentir el Sol del invierno en tus mejillas. Casi te acaricia queriendo , jugando a esconderse.

Hoy amanece también para tí. Y ya no duele tanto. Sigue ahí. Sigues conmigo. Y toco la herida y te recuerdo. Y sonrio. Los recuerdos son dulces. Pero sólo son eso: recuerdos.

No voy a arrepentirme.

Nosotros no tenemos otra oportunidad, ya hubo varias de esas de “la última y nos vamos “, y el final siempre fue el mismo. Los juegos de azar nunca fueron Santo de mi devoción.

Incluso diría yo, que juegas a esconderte y apareces siempre que ya no te espero. Créeme : ya no te espero nunca. Cuando vuelves, siempre me sorprende tu insistencia en revivir algo que falleció hace tanto.

Y me alegra que estés bien y la vida siga. Me alegra mucho, porque formas parte de mí y porque la vida sigue y sólo puedo desearte lo mejor.

Aquella vida que un día fue nuestra, aquellas tardes de aroma a té y corazones dibujados en la espalda, jamás volverán. Ni tú ni yo somos ya las mismas personas.

Tendríamos que vivir una realidad diferente. Que un día alguien ,volviera a presentarnos por casualidad. Que ese amor tan grande nuestro, resucitara de nuevo, porque el destino así lo quiere. Jamás hay que forzarlo eso lo aprendí a fuego, lo llevo tatuado en mi piel.

Los grandes amores, el 99% de las veces , nacen de un impulso instantáneo. Hay algo que te hace querer saber más. Necesitas pasar más tiempo con esa persona. Quieres compartir tu vida con ella, no porque la necesitas o te necesita, es sólo porque te hace feliz. Todos tus pensamientos te llevan a ella cuando no está. Es como si todo fuera, no diferente, pero sí mejor.

Puede que un día. …

Mejor NO.

Ahora espero un amor de verdad, que recuerde mi cumpleaños y prepare una sorpresa sin prisas. Que me recoja al terminar el trabajo y paseemos juntos hasta casa, parando bajo cada farola a besarnos, cogimos de las manos. Y el mundo se quede fuera .

Quiero pasar a medio día y esperarlo horas porque ha tenido una urgencia y comernos un algo, en un puesto callejero, y que nos sepa a gloria sólo porque lo hacemos juntos.

Quiero cosas pequeñas, sencillas, normales, pero de verdad. Ni imaginadas, ni prestadas, sólo nuestras. Un amor sin fecha de caducidad.

Isabel Racero

Anuncios

15 comentarios sobre “…hojas de Otoño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s