…muy malaje

Una vez me encontré un malaje.

Un malaje que me decía #tequiero porque era lo que le nacía, o porque le daba la gana, vete tú a saber.

Mi malaje iba y venía según le sobraba tiempo. A veces me recordaba y entonces sí: era el malaje más enamorado.

Una, dos y a la tercera vez que no encontró tiempo para mí, yo lo olvidé, por malaje claro está.

Tú no te enfadas conmigo nunca , me dijo mi malaje. Y yo, ya no estaba allí.

Isabel Racero

3 Comentarios

Responder a paisdelashadas Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s