….conjuro 

Destierro mis ayeres

Cierro todos los libros

Las puertas entreabiertas

Los nomeolvides

Y los aquiestoyparaloquenecesites

Mezclo arena de Skiatos

Con Pensamientos Azules

Sueños olvidados

Besos caducados

Y caricias que arañan

Con jirones de tu piel

Más tres porciones

de mentiras piadosas

Besos

en cada una de mis pecas

Un mechón

de rizos pelirrojos

Con fotos del pasado

Y dos tazas

de silencio administrativo

Todas las palabras feas

Los “túnoeresmitipo”

Y los “tequierocomoamigo”

Amigos falsos,

familia fingida

y palabras que hieren

No olvido la impuntualidad

Los regalos que jamás llegaron

Las palabras rotas

Y los tequiero fingidos

Los novioparasiempre

Y maridoparanunca

Las lágrimas de cocodrilo

y los abrazos que apuñalan

en cada despedida

Ajuares apolillados

Medias sonrisas

Amores posesivos

Celosos

Y los que pecan por desapego

Amigos de papel mojado

Familias temporales

Comarcas que limitan

fronteras inexistentes

Y políticas que no saben hablar

Un poco de leche

Con toda su lactosa

Su nata y sus cosas

Cuatro fresones de Huelva

Y sin azúcar ni’na

Me hago un batido

Moraleja :las penas las paso por la batidora

y las convierto en vitamina T = Quiere-TE…, llámalo brujería

Isabel Racero

…que te quieran sin pedirlo

Apareció una mañana en mi sofá. Parecía tan relajada, tan feliz ,qué me dio pena invitarla a salir.

-Se habrá ido cuando regrese, pensé.

Y allí seguía , acicalando su bonito pelo. 

Me quedé absorto mirándola ,sin moverme. Para no asustarla. 

Levantó la mirada, muy seria, consciente de mi presencia y siguio haciéndolo, aún más despacio.

Luego se tumbó patas arriba, dispuesta a dormitar un rato más.

– Sí prometes no partir nada, puedes quedarte unos días.

Cómo toda respuesta salto a la librería y fue tirando todo a su paso.

A la mañana siguiente amaneció en mi cama, abullonándome el pelo , ronroneando bajito, como quien entona una nana, para hacerme dormir.

– Habrá que buscarte un nombre si piensas quedarte.

Como toda respuesta , lamio mi mano con su áspera lengua y luego me mordió.

Lo interpreté como un SÍ.

A veces cuando regreso, no está.  Va y viene a su antojo. Nunca utiliza la camita de corazones que compré para ella y prefiere comer de mi plato . A las latitas de whiskas gourmert que le den.

¡Puto gato!.

Jamás viene si la llamo, parece no gustarle ni uno solo de los nombres que me invento para ella.

Prefiere jugar con mis zapatos, disfruta revolviendo en los armarios, nada le gusta más que esconderse en las bolsas vacías y saltar desde los muebles buscando que la persiga.

Si viene alguna amiga a casa, salta a mi regazo, se vuelve dulce , melosa,  y entonces sí, es Mi Gata.

Pero ella no es Mi Gata , y yo jamás seré su dueño.

-¡ Gata, ven !.

Me mira, entorna los ojos y sigue tumbada en el sofá.

Me encanta volver a casa y verla posando como una efigie.

Me siento domesticado y me encanta.

Nos ha costado, pero hemos aprendido a convivir.

El sofá es suyo, y no duerme sola, pero cuando vuelvo, a veces, se roza entre mis piernas,  yo creo que empieza a quererme.

Es arisca, malencarada, egoísta,  gruñona, dormilona y caótica.

Yo soy su humano favorito.  Creo que me quiere,  un poco.

Mi Gata es muy suya,  pero me escogió a mí entre todas las ventanas abiertas del barrio, decidió escoger la mía y no otra.

Ella, Mi Gata, me quiere porque sí,  porque no puede querer a nadie más.

Isabel Racero

…levante en vena

Cuando naces en Cádiz,
eres hijo del levante,
de la Sal
y las Mareas.

Eres hijo de la Luz.

No hay nada que pueda evitar que las Lunas te influencien.
Naciste de el Azul de sus cielos y del Blanco de la espuma de su Mar.

El viento de levante te guía por sus playas, desiertas de turistas, rugiendo por una soledad necesaria, reclamando un tiempo de resilencia, en el más absoluto de los silencios.

 

Llevo el Levante en las entrañas.
Es este aire, cálido y sofocante, el que me hace más del Sur que ninguna otra cosa que pueda ser.

Cuando decide visitar sus infinitas playas blancas, lo hace para llevarse las penas.


Saca una capa de piel, de arena, fruto de siglos de marea  y se la lleva por el mundo, para que no duela tanto.

Un puñadito a África, otro al Norte de Europa, el último a Nunca Jamás, con Wendy , para no recordar el dolor.

Amanece el Levante en calma, todas las huellas fueron borradas , y el tono rosado y violeta de su cielo me da esa paz que no encuentro.

Reconozco que te amo,  no sé si podré vivir sin tus ojos mirándome embelesados al despertar  la mañana. Aún siento la calidez de tus manos en mi cuerpo, la dulzura de tus palabras a mi oído,  aún tu espíritu sigue conmigo.

Te cito en Primavera en Bolonia, o en Punta Paloma .
Vámonos a la Cala del Aceite a pasear, cómprame un bikini de Mala Mujer, vamos a pescar Atunes salvajes al Estrecho. Deja que nos siguan los delfines.

El Paseo de Santa Catalina te espera , igual que yo.

No hay nada como un café al atardecer desde la Caleta.

No será lo mismo comer ostiones y erizos sin tí en Puerta Tierra…

Mi guitarra llora tu ausencia.

Te espero, déjate arrastrar con este viento de levante que te mando, cierra los ojos, sólo siéntelo .

Isabel Racero fb_img_1526731300516-597931012.jpg

….soy tú

Soy Levante, soy Mar , soy Xerez. Y también un poco tú que me quisiste a ratos perdidos y a tiempo libre. Lo nuestro tiene sabor de vacaciones: cortas e intensas.

Fui forjándome lentamente por todos los amores que pasaron por mi vida, quedándose instalados , como fotografías en blanco y negro que toman vida y duelen cada vez que les da la gana.

Si me llegas a conocer un poco, soy gran parte de mis padres, su cariño, su desparpajo. Ese sabor a hogar, soy yo.

Entre El Puerto y Jerez, entre el vino y el Mar. Mezcla imposible e inseparable que me invade y se enreda con mi pelo, como el viento de Levante.

Y también soy Sevilla, gitana y embrujo y noche en Triana. Soy de tierra adentro y de mar en calma, de plata, que mece a la Luna.

No me supiste ver, por lo mismo ya no estoy y no soy para tí más, aunque, tu recuerdo aún se ata a mis manos, se amarra a mi cintura y muerde mi boca embelesado, como un amante furtivo.

Soy tuya a ratos entre sueños, cuando tus recuerdos asaltan mi cama.

Modelo: Sara Rol Cor

Fotografía: Benditos Mordicos

Isabel Racero

…que te den

Que te den besos.

Pero besos de colores.

Que te den verdades.

A la cara.

Sin anestesia.

A piel desnuda.

A corazón en la boca.

Que te den amor.

Pero amor con hambre.

Diles que te den complicidad .

Que te den comprensión .

Que te den paciencia.

Cuéntales que quieres :

que te den miradas , a quema ropa.

Tequieros a pupila desatada.

Y caricias con deseo

de carne ,

de sexo ,

de humedad

de ganas de tí.

Diles que sólo quieres ,

que te den la mano ,

mientras te miran tan de cerca ,

que respiráis el mismo aire.

Aire compartido. Aire comprimido . Aire de amor .

Que sana y que cura, que calma, que ama.

Lleno de deseo contenido.

Díselo .

Que tú solamente necesitas

que te den sentimientos

de los buenos,

de los de para siempre,

sin mordaza,

sin coraza

a pelo.

Que te den sentimientos

mojados

en las ganas de tenerte,

de sentirte.

Que te den sentimientos

llenos de ganas

de diluirte en sus manos,

de escurrirte entre sus dedos

y

dejar escapar gemidos

preñados en deseo.

Pero díselo.

Dile que no te conformas

con menos de lo que mereces,

y lo mereces todo.

Necesitas que te lo den

todo

que se entreguen

por completo.

Que menos de todo

no te sirve.

Diles

que no es carne lo que quieres,

que no es sexo,

que es todo o es nada.

Que menos de todo

no te sirve.

Que no son fechas de rebajas

sino de estrenar

amores completos

con su azúcar y sus espinas.

Amor a quemarropa ,

hirviendo ,

palpitando

a corazón abierto.

Díselo

que no lo sabe.

Isabel Racero

Modelo: María José Peón

Fotografía: Antonio Rodríguez

… amigos comunes

Si hoy me preguntan por tí les diría mintiendo que apenas te recuerdo, que nos conocimos de pasada, que si mañana me tropiezo contigo por ahí, seguramente no te reconocería.

Tendría que mentir, sólo a todos aquellos que nunca se pararon a conocerme, que no son capaces de notar que se me acelera el pulso con sólo decir tu nombre y que me hice adicta al té porque me recuerda a tí.

Si hoy te preguntan por mí, diles que soy amiga de una conocida y apenas tienes un recuerdo borroso.

Puedes decirles, mintiendo, que nunca fuimos nada, que nunca me piensas, que ya no me quieres.

Ambos podríamos decir, si alguien nos pregunta, que no somos amigos por miedo a encontrarnos cerca y fundirnos en un abrazo del que ya nada podría separarnos.

Lástima no tener amigos comunes.

Isabel Racero

… exceso de pasado

No me sigas, no me busques, no me leas, no me esperes.

Qué no te importen mis cosas, ni mi vida, ni mis libros, ni mis pecas.

Que si pecas, ya nunca sea conmigo.

Que tu yo y el mío no tengan futuro.

Sólo pasado hay entre nosotros y allí solo quedan bonitos recuerdos.

Ni tú ni yo habitamos ya en ese lugar.

Isabel R.

…tanto

Nos perdimos, y fue tan difícil olvidarte, tanto, como parir un nuevo día lleno de luz de amanecer , de los colores imposibles de una puesta de sol, de hacer nacer un arcoiris tras la lluvia, de ver animales en las nubes.

Tan difícil de lograr, tanto, que aún no lo he conseguido.

Isabel Racero

renacer….

Pasados los años y los vientos y los daños y el invierno,

No cambio ni uno solo de los besos que me has dado, ni los polvos que me debes , ni el dosel de aquella cama desbocada.

No me arrepiento de nada, ya no pregunto-lo sabes.

Ni provoco los encuentros, ni me olvido de los besos.

Y te espero a menos cuarto , en tu casa o en la mía, que esto no se acaba amor, ni es tan fácil olvidarlo.

Borrón y cuenta nueva no nos cabe , tú lo sabes.

En tu lado de la cama hay un sitio que me clama.

Que me llora a deshora y con horario, porque sabes, que no hay llave que te valga ni te quite la nostalgia del sabor de aquellos besos.

Y a todo esto te cuento, que de esperar solo espero renacer en otra alma, menos seria , irresponsable, que se olvide de tu nombre, y consiga si es que puede, no recordar de esos brazos los abrazos, que aún siento se me clavan cada alba.

Isabel Jiménez

…¿cómo te digo adiós?

Yo no sé.

Nunca he querido aprender.

Me niego a empezar ahora…
Promesas no pronunciadas, besos no dados, la calidez de tus manos sujetando las mías….

Qué no me ha dado tiempo de sentir….
¿Cómo decir adiós a un amor no vivido?

¿Cómo renunciar a ver las estrellas contigo?

¿Cómo quieres que renuncie a tanto?, a todo eso que anhelo sin tener, a esa playa de la que extraño ya sus olas, y a la que aún a la mar  no le ha dado tiempo de llegar …

Amor !

 

Enseñame tú a decirte adiós, a despedirme de todos los besos que me debes, a condenar esa deuda de caricias que nos tenemos….

Yo no sé mi vida, no quiero aprender a olvidarte, a soñarte…., te sigo esperando sentada en la playa, intuyo tus pasos tras los míos, te oigo hablarme , susurrando un “te quiero” al amanecer…., ayúdame a no encontrarnos jamás, porque para esto yo no tengo voluntad, me falta un empujoncito al abismo del olvido, a las tinieblas de no conocerte….

Hazlo ahora !

Porque si no lo haces ya, me temo que no voy a poder salir de tus sueños jamás !

Me siento cómoda en la desnudez de tus pensamientos….

Puedo renunciar a todo si me lo pides, pero no puedo decirte adiós.

Me quedé atrapada en tu cama amor.

Perdí el camino de vuelta, mi billete sólo era de ida, y ahora no tengo a dónde regresar….
Adiós….., yo no puedo….

Me quedo sola , contigo, esperando que aparezcas o que salgas de mis sueños…..

Imagen : Loui Jover
Isabel Jiménez