….soy tú

Soy Levante, soy Mar , soy Xerez. Y también un poco tú que me quisiste a ratos perdidos y a tiempo libre. Lo nuestro tiene sabor de vacaciones: cortas e intensas.

Fui forjándome lentamente por todos los amores que pasaron por mi vida, quedándose instalados , como fotografías en blanco y negro que toman vida y duelen cada vez que les da la gana.

Si me llegas a conocer un poco, soy gran parte de mis padres, su cariño, su desparpajo. Ese sabor a hogar, soy yo.

Entre El Puerto y Jerez, entre el vino y el Mar. Mezcla imposible e inseparable que me invade y se enreda con mi pelo, como el viento de Levante.

Y también soy Sevilla, gitana y embrujo y noche en Triana. Soy de tierra adentro y de mar en calma, de plata, que mece a la Luna.

No me supiste ver, por lo mismo ya no estoy y no soy para tí más, aunque, tu recuerdo aún se ata a mis manos, se amarra a mi cintura y muerde mi boca embelesado, como un amante furtivo.

Soy tuya a ratos entre sueños, cuando tus recuerdos asaltan mi cama.

Modelo: Sara Rol Cor

Fotografía: Benditos Mordicos

Isabel Racero

… amigos comunes

Si hoy me preguntan por tí les diría mintiendo que apenas te recuerdo, que nos conocimos de pasada, que si mañana me tropiezo contigo por ahí, seguramente no te reconocería.

Tendría que mentir, sólo a todos aquellos que nunca se pararon a conocerme, que no son capaces de notar que se me acelera el pulso con sólo decir tu nombre y que me hice adicta al té porque me recuerda a tí.

Si hoy te preguntan por mí, diles que soy amiga de una conocida y apenas tienes un recuerdo borroso.

Puedes decirles, mintiendo, que nunca fuimos nada, que nunca me piensas, que ya no me quieres.

Ambos podríamos decir, si alguien nos pregunta, que no somos amigos por miedo a encontrarnos cerca y fundirnos en un abrazo del que ya nada podría separarnos.

Lástima no tener amigos comunes.

Isabel Racero

… exceso de pasado

No me sigas, no me busques, no me leas, no me esperes.

Qué no te importen mis cosas, ni mi vida, ni mis libros, ni mis pecas.

Que si pecas, ya nunca sea conmigo.

Que tu yo y el mío no tengan futuro.

Sólo pasado hay entre nosotros y allí solo quedan bonitos recuerdos.

Ni tú ni yo habitamos ya en ese lugar.

Isabel R.

…¿cómo te digo adiós?

Yo no sé.

Nunca he querido aprender.

Me niego a empezar ahora…
Promesas no pronunciadas, besos no dados, la calidez de tus manos sujetando las mías….

Qué no me ha dado tiempo de sentir….
¿Cómo decir adiós a un amor no vivido?

¿Cómo renunciar a ver las estrellas contigo?

¿Cómo quieres que renuncie a tanto?, a todo eso que anhelo sin tener, a esa playa de la que extraño ya sus olas, y a la que aún a la mar  no le ha dado tiempo de llegar …

Amor !

 

Enseñame tú a decirte adiós, a despedirme de todos los besos que me debes, a condenar esa deuda de caricias que nos tenemos….

Yo no sé mi vida, no quiero aprender a olvidarte, a soñarte…., te sigo esperando sentada en la playa, intuyo tus pasos tras los míos, te oigo hablarme , susurrando un “te quiero” al amanecer…., ayúdame a no encontrarnos jamás, porque para esto yo no tengo voluntad, me falta un empujoncito al abismo del olvido, a las tinieblas de no conocerte….

Hazlo ahora !

Porque si no lo haces ya, me temo que no voy a poder salir de tus sueños jamás !

Me siento cómoda en la desnudez de tus pensamientos….

Puedo renunciar a todo si me lo pides, pero no puedo decirte adiós.

Me quedé atrapada en tu cama amor.

Perdí el camino de vuelta, mi billete sólo era de ida, y ahora no tengo a dónde regresar….
Adiós….., yo no puedo….

Me quedo sola , contigo, esperando que aparezcas o que salgas de mis sueños…..

Imagen : Loui Jover
Isabel Jiménez

…volver a tropezar

 

Frases hechas, palabras bonitas y el Amor de fondo.

Aceptas, olvidas, te conformas. Con la piel ansiosa por parir caricias nuevas.

Tu vida completa en apariencia, con esa falta de ternura que te corroe por dentro.

Sin besos. Sin tequieros. Incompleta.

Esa necesidad de sentir. Hambre por entrar en efervescencia contigo. Las ganas de verte intactas.

Aquello de desandar nuestra rutina que parecía tan cuesta arriba resultó sencillo frente a borrar el recuerdo de la piel. Tus brazos siguen rodeando mi cuerpo y no hay manera de sustituirlos.

Otros cuerpos. Caricias nuevas. Miradas donde no encuentras el reflejo.

Pasarán mil vidas y no conseguiré borrarte de la memoria de mi cuerpo.

Mi piel guarda el recuerdo de tus caricias. No es sano, lo sé.

Debería dejar de buscarte siguiendo mis pasos en cada reflejo que tropieza conmigo.

Puede que debiéramos volver a tropezar.

Isabel Jiménez

…en un cajón

….aún guardo en el cajón aquel bikini que me compraste…., los besos que nunca me diste aguardan para cuando lo estrene….

Hay un corazón roto, que ni el loctite ha conseguido unir, unas sandalias de tacón y un vestidito negro de seda para nuestra primera cita….

Todo sigue allí, guardado en un cajón, esperando que aparezcas…, y es que los besos que nunca diste, son los más difícil de olvidar …..

Isabel Jiménez

… sin despedidas

Aprendí a sobrevivir sin abrazos (nunca los había tenido antes).

Aprendí a no charlar de tonterías durante horas (y mira que me gustaba hacerlo contigo).

Dejé el café por tus tés de flores y eso también lo he dejado (he vuelto al café con la leche fría y sin ti).

He sobrevivido a no tener besos en el coche, ni en la calle, en los ascensores, en las casas o en cada esquina (se puede vivir sin besos, soy una prueba viviente, la excepción a la regla.Aprendí a vivir sin besos , sin los tuyos).

La vida consiste en superar despedidas (sin despedidas).

Isabel Jiménez