…Nada serio

Dices: de este agua no voy a beber, y te mueres de sed en ese mismo instante.

Somos manantial en un desierto sin oasis.
Somos amigos sin derechos, porque la palabra en sí, lo abarca todo. Todo lo puede.

Somos tequieros llenos de segundas intenciones, y también somos miedo a cruzar la frontera, a ser migrantes en un corazón herido, o lo que es peor: migrantes en un corazón destrozado.

Somos nada y a la vez lo somos todo sin saberlo, sin quererlo.

Tenemos miedo a vivir. Dejarse llevar es peligroso en un mundo lleno de normas, el único mundo que tú y yo conocemos.

Me persigues con paciencia hasta en sueños, como un lobo hambriento – de dulzura, de miradas, de silencio.

Somos, sin ser, y por lo mismo, somos todo, ilusión y ganas de empezar hoy para no terminar nunca.

Somos , porque teníamos que ser. El destino es imparable en una sociedad que se empeña en ser nada serio.


Isabel Racero

….soy tú

Soy Levante, soy Mar , soy Xerez. Y también un poco tú que me quisiste a ratos perdidos y a tiempo libre. Lo nuestro tiene sabor de vacaciones: cortas e intensas.

Fui forjándome lentamente por todos los amores que pasaron por mi vida, quedándose instalados , como fotografías en blanco y negro que toman vida y duelen cada vez que les da la gana.

Si me llegas a conocer un poco, soy gran parte de mis padres, su cariño, su desparpajo. Ese sabor a hogar, soy yo.

Entre El Puerto y Jerez, entre el vino y el Mar. Mezcla imposible e inseparable que me invade y se enreda con mi pelo, como el viento de Levante.

Y también soy Sevilla, gitana y embrujo y noche en Triana. Soy de tierra adentro y de mar en calma, de plata, que mece a la Luna.

No me supiste ver, por lo mismo ya no estoy y no soy para tí más, aunque, tu recuerdo aún se ata a mis manos, se amarra a mi cintura y muerde mi boca embelesado, como un amante furtivo.

Soy tuya a ratos entre sueños, cuando tus recuerdos asaltan mi cama.

Modelo: Sara Rol Cor

Fotografía: Benditos Mordicos

Isabel Racero

#lospuntos

Los putos puntos.

Jamás aprenderemos a usarlos bien.

Punto y seguido. Dos puntos. Punto y coma. Puntos suspensivos. Punto y final. Los puntos del carnet.

Ese punto en boca que no ponemos.

El punto y final que borramos y volvemos a escribir, con miedo.

Puto punto de sutura que no cierra, que se infecta.

Este punto que siempre provoca rechazo.

Y yo, que siempre pierdo los puntos contigo, voy a aprender a hacer punto atrás y punto de cruz y te voy a poner punto en boca.

Isabel Racero

…me miras

Mientras me psicoanalizo en voz alta, te pienso.

Dicen que las mujeres vivimos más porque hablamos más.

Me encanta hablar conmigo a solas y no encontrar respuestas.

Sonrío, ya no me encuentro ni en los espejos.

Nada más bonito que verme a través de tus ojos.

Isabel Racero

Modelo Sara Rol Cor

Fotografía “Llopis Fotografía”

… muñecas rotas

Tiré todas tus muñecas al fondo del olvido.

Las tuyas y las mías, mezcladas , ya no sirven -ahora dicen que nos hicieron daño.

Yo no creo que jugar a “las mamás” me convirtiera en una princesa rota -a las pruebas me remito.

No seremos mejores ahora jugando a videojuegos, perdiéndonos la infancia en la calle -sólo nos hacemos mayores antes.

Crecer más rápido no ayuda a ser más valiente, sólo resta espacio a la imaginación.

Ya no hay nada que me recuerde a tí, como si no existieras y sin embargo, me dueles un poco más cada día.

Isabel Racero

Modelo Sara Rol Cor

Fotografía Benditos Mordicos

… impuntual al paraíso

De 7 a 12 hay 5 y de 12 a 24, 12 horas más, para pensarte.

Entre las 7 y las 12 : un buenos días Amor, un beso, puede que un café.

De 12 a 24: te extraño, quiero verte. Muero por un beso. ¿Cenamos?.

A las 24 o a las 12 , tu tiempo se acabó. Terminaron 17 horas eternas para pensarme.

La hora bruja caducó. Ni un sólo mordisco queda vivo ya a estas horas.

Llegaste tarde a mi vida. Impuntual al paraíso.

Malditos Mordiscos

Julietta

Fotografía Carlos Baeza Torres

…dueles

Soy de patios, terrazas y flores.

Y cactus sin espinas, y tu mirada escudriñando mi cuerpo, para no olvidarlo.

Soy de abrazos largos, de momentos felices y de calles donde habitan los recuerdos de tus besos.

Me enamoro tan sólo con el presagio de tu cuerpo en mi cuerpo, tus manos en mis manos, tu boca en mi boca.

Cada vez que me niego tus recuerdos, me atacan violentamente, y todo empieza de nuevo.

Este girar hacia ningún sitio no hace más que cavar el foso de nuestro amor.

Predestinar un futuro juntos, cuando ya no haya espacio para escapar de nosotros mismos.

Vuelves cada noche a mis entrañas, quedándote un poco más adentro.

Cuando no te encuentro, arrojo fotos de mis labios al vacío, esperando que te tropieces con ellas y me busques.

Con cada desencuentro, vuelves a doler.

Dicen que si duele, aún es tiempo de que los cactus florezcan.

Isabel Racero

Obra Carlos Baeza Torres

“CHUMBERA” óleo sobre tabla