…dueles

Soy de patios, terrazas y flores.

Y cactus sin espinas, y tu mirada escudriñando mi cuerpo, para no olvidarlo.

Soy de abrazos largos, de momentos felices y de calles donde habitan los recuerdos de tus besos.

Me enamoro tan sólo con el presagio de tu cuerpo en mi cuerpo, tus manos en mis manos, tu boca en mi boca.

Cada vez que me niego tus recuerdos, me atacan violentamente, y todo empieza de nuevo.

Este girar hacia ningún sitio no hace más que cavar el foso de nuestro amor.

Predestinar un futuro juntos, cuando ya no haya espacio para escapar de nosotros mismos.

Vuelves cada noche a mis entrañas, quedándote un poco más adentro.

Cuando no te encuentro, arrojo fotos de mis labios al vacío, esperando que te tropieces con ellas y me busques.

Con cada desencuentro, vuelves a doler.

Dicen que si duele, aún es tiempo de que los cactus florezcan.

Isabel Racero

Obra Carlos Baeza Torres

“CHUMBERA” óleo sobre tabla

…me gustas

Me gustan los hombres que oyen y entienden. Los que aunque no digas nada, saben lo que necesitas y te hacen fácil el camino.

Me gustan sobre todo aquellos que pueden verte por dentro, el exterior es sólo un envase y no estará siempre igual.

Me gustan los hombres que son amigos, padres, hermanos y amantes. Los que no te hacen daño porque eres un trocito de su propio ser.

Me gustan los hombres que nunca dan nada por hecho contigo, aquellos que cada nuevo amanecer parten de cero e inician la reconquista.

No me importa demasiado que se vistan de niñato de patio de instituto, siempre y cuando se dejen aconsejar.

Me gustan los hombres que te admiran, por el simple hecho de ser mujer. Aquellos que te cuidan, no porque lo necesites, sólo por que quieren lo mejor para tí.

Me gustan los hombres que aprecian mi arte y ven más allá de este, aquellos a los que las líneas se les desdibujan y me confunden entre trazos, líneas, lienzos y música.

Yo no quiero que me quieras, yo quiero que me mires y digas : es ella.

Isabel Racero

Modelo Sara Rol Cor

Fotografía #Llopis Fotografía

…mal amado

Hay amores de cuarto de hora, de paso adelante, de noches en vela y magia borrás – nada por aquí, nada por allá.

Amores de té a media tarde, de beso prestado y caricia furtiva- robada a la espalda.

De abrazo sincero de amigo del alma. Te quiero sentido y tiempo contado – con la cuenta atrás iniciada antes de nacer.

Hay historias que duran dos años. La típica historia de cuento de hadas, sin hada ni bosque encantado – con exceso de cuento.

Y luego nosotros, sin mezcla posible. Un amor que muere antes de brotar – sin fuente ni pozo.

Amor mal amado.

Isabel Racero

Modelo: Ana Hidalgo

Fotografía: Juan R Martín

…menos lobos

El Príncipe Azul se me convirtió en Rana.

El Lobo, me plantó cara, le eché cojones y resultó ser un caniche cualquiera.
Los Tres cerditos, agotaron mi paciencia. He hecho jamones pa’l invierno.
Mi Hada Madrina, se enrolló con la tropa de Ratoncitos. Cuando dieron las doce, la Calabaza no se convirtió en Carroza.

Encontré con otro Príncipe, baboso y fetichista, que coleccionaba zapatos. Volví descalza a casa .
Con Peter Pan no me fue mejor, todo el día en Nunca Jamás : ¡ no estaba ni pa´un roto , ni pa´un descosío!.

Llegaron los Enanitos, parecían formales, pero pretendían llevarme a la cama enseguida, aquello no llegó a cuajar.
Arturo y Escálibur, me dieron mal rollo nada más conocernos. Estaba ya mayor, siempre metido en broncas, con reuniones a puerta cerrada., y esos Caballeros de la cama redonda…, perdón: “La Mesa Redonda”……
Las historias me las conozco todas.
Aprendí a nadar, y guardar la ropa.

¡Qué no estoy pá cuentos!…..

Isabel Racero

Modelo :Miriam

Fotografía: Juan R Martín

… fotos en blanco y negro

Tus besos dulces.

Robados.

En el Malecón de la Ciudad Vieja. La Habana.

Voy a dejar que suceda.

El amor camina lento en un mundo que se incendia.

Isabel Racero

Fotografía Juan R Martín

Modelo Ana Hidalgo

…búscame

Búscame, cuando todas las canciones te hablen de mí.

Búscame, cuando ya no sueñes si no sueñas conmigo.

Cuando sueñes despierto, aunque sea conmigo.

Besa otras bocas, ama otros cuerpos y búscame, cuando en ellos me encuentres a mí.

Búscame si te sorprendes mirando el móvil esperando un mensaje mío. Si suena y deseas que sea yo quién llame.

Búscame, hazlo, cuando cualquier cosa te recuerde a mí, incluso, búscame si lo estás pasando genial y piensas : sería la hostia si ella estuviera aquí.

Búscame, si llegas a buscarme entre la gente. Si imaginas como será mi mundo sin ti.

Si vas a la playa y al respirar , cierras los ojos y me imaginas allí.

Búscame, hazlo, si estás triste, porque sabes que te haré reír.

Búscame cuando quieras que te suba el ego y te cuente cuanto me gusta tu pelo, como me gusta tu cuerpo, incluso si quieres que te acompañe a que te hagas otro tatuaje, porque vas a tatuarte mi nombre , porque ya no quieres olvidarme.

Búscame si me necesitas, porque ya no piensas si no piensas en mí.

Porque eres tan idiota que no supiste verlo cuando casi casi me tenías y ahora , estoy tan lejos que te da miedo.

Búscame si tienes miedo. Me quedaré callada , con tu cabeza en mi regazo. Y acariciaré tu pelo mientras duermes.

Búscame, cuando te duela respirar, cuando te duela que no esté.

Hazlo, búscame. Que no te importe que te diga que no. Que no te importe lo que digan tus amigos, aunque te digan que no te convengo, que sólo te haré daño y volveré a irme.

No les hagas caso y búscame.

¿Qué saben ellos de nuestro paraíso si nunca han vivido dentro?.

¿Qué saben de cómo todas y cada una de las canciones que escucho me hablan de nosotros? .

Nadie sabe que sólo consigo dormir cuando me paro a imaginarte en mi cuerpo.

Cuando tus manos me quitan la ropa. Como tu boca me muerde la boca y me estremezco , si te sorprendo mirándome y deseando tenerme en tus brazos.

Ellos no conocen nuestro mundo privado. No les hagas caso y búscame.

Dicen que la vida sigue. Y no. A veces la vida no sigue. Hay veces que sólo pasan los días.

Los días sin ti son eternos.

Isabel Racero

…muy bicho

Mi pequeño bicho verde ya no me quiere, -nunca me quiso.

Siempre fue muy bicho.
Muy verde, muy salvaje, muy rebelde.
Pero ella era mi bicho.

Mi bicho verde precioso, con sus trenzas infinitas, y sus pecas mal trazadas no deja de ser un lince. Pequeño bicho.

Salvaje , indomable, un gato sin dueño que no quiere casa, ni manta, ni cama , ni mimos.

Mi bicho ronronea en la ventana y cuando consigue la leche, se larga y me ignora.

Y ahí está su magia, ella es muy bicho.
Por eso la quiero.

Isabel Racero