alimento para el Alma…

FB_IMG_1464613989489

Las palabras, sólo son letras.

Unidas entre sí, en cualquier idioma, da igual cuál sea. Siempre hay una palabra para cada cosa, cada lugar, situación, emoción, sentimiento, objeto, persona, trabajo, estudio….

Todas clasificadas. Perfectamente ordenadas en alfabetos, reunidas en diccionarios, formando un Universo paralelo, que nos empeñamos en aprender, ordenar y colocar agrupados por temas, autores, editoriales…..

Y no son las palabras en sí lo que me preocupa, ni tan siquiera las letras que las componen.

Os contaré, como anécdota, algo que lei hace unos días, y fue una noticia preocupante en extremo, casi no duermo desde entonces :

– En España, uno de cada diez diccionarios se suicida, cada vez que alguien sustituye una Q de Quiero, por una K de Kilo, para terminar diciendo: TE KIERO ,por whassap.

Gracias a Dios, eso yo no lo he vivido en mis carnes.

¿Llegará un día que los diccionarios sean unos libros en peligro de extinción? .

Y esta pregunta, me lleva a otra, más surrealista aún, si eso es posible:

¿Son los libros una especie en peligro de extinción?.

Para poder hacer esta pregunta, (que nadie se asuste, por favor, que lo explico), parto de la teoría de que los libros están vivos, y como prueba número uno de la defensa, me atengo a que cada uno entiende cosas diferentes cuando lee una misma frase, que probablemente no tenga ni una lejana relación con lo que quiso decir en su día, la persona que la escribió.

Ya lo de leer un libro entero, puede crear abismos irreconciliables entre planetas, os lo puedo asegurar.

Volviendo al motivo de este post, las palabras, os he de confesar que hay algunas que me asustan, sobre todo cuando se refieren a sentimientos, ya que estos, no son tangibles, no pueden ser por tanto definidos, y dependen absolutamente de nuestra experiencia personal frente a los mismos, para que signifiquen una cosa u otra.

No lo sabía, supongo que era porque jamás las oí demasiado, y ahora, de golpe y sin anestesia, las oigo constantemente :

……..”Te Quiero”…….!!!

Las he analizado, y no termino de entenderlas, su significado, como un todo, juntas.

Viniendo de una madre, un padre, un hermano, un amigo, es sencillo. Si me planteo qué significan para mí, cuando le digo a otra persona “Te quiero”, a mi niña por ejemplo:

….mataría monstruos por tí, moriría por tí, incondicionalmente, estés donde estés, seas la persona que termines siendo, y a pesar de no haberte parido, mi vida te pertenece….

Eso le digo a mi pequeña Alejandra, nada más y nada menos, resumido en un “Te Quiero “.

Con mis padres, mi hermano, mi sobrino…, lo que viene siendo familia de primera consanguineidad (hay palabras para todo), les digo exactamente lo mismo, significa lo mismo cuando se lo digo a ellos.

Pero, (esta sí es una palabra “puta”!, los “pero”, lo fastidian todo)……a lo que iba :

Pero con tu pareja, tu marido, los amigos, un “Te Quiero ” siempre tendrá limitaciones.

Te quiero ahora, aquí, en este momento que estamos viviendo y que nos hace tan, pero tan felices, el mañana, esa ya es otra historia.

Pero para mí nunca es otra historia.
A mí me cuesta decirlo, y siempre lo diré de frente y en persona, mirando a los ojos a ser posible.
Aunque, últimamente, lo confieso, me he dejado arrastrar por la nueva moda de decirlo incluso sin conocernos, y entiendo un significado bastante diferente.
Estos “te quiero ” de nueva generación, significan: me caes bien, quiero conocerte, ojalá pasáramos algún tiempo juntos.

Para esto no hombre!
Si te cae bien alguien, se lo dices, pero con esas palabras.
Si es que vuelvo a repetirlo: hay palabras para todo.

Cómo último, y que nadie se dé por aludido por favor, un “Te Quiero ” también significa: estoy emocionada y agradecida , de haberme tropezado en esta vida contigo y ojalá nos riamos de esto, dentro de 20 años!

Pero, y a pesar de todo, nunca más usaré un “Te Quiero” en vano, porque para mí, significa lo que significa, y me es imposible sentirlo de otro modo.
Recordáis? Palabras, que definen sentimientos, son las más putas, son las que peor entiendo.

…y con mis “Te quiero ” a cuestas, en resilencia camino: los oídos, los escritos y los pronunciados así de cerca, mirándote a los ojos…, porque lo dicho con el corazón en un puño, debe ser guardado como un tesoro, alimento para el alma…..

Isabel Racero

Anuncios

mi mundo contigo…

11137127_802854613097184_5718131375336593868_n

Complicado mantenerse en pie, en un mundo que se alimenta de sueños, de almas, y vive de los secretos de la oscuridad.

Nadie te ve, nadie quiere verte, a nadie le interesas. Pasan a tu lado sin sentirte, y tú mismo, recurriendo a remedios antiguos, pones unos granos de sal en tu ombligo, para evitar el empacho, sin querer saber que a tu vecino, le duele el estómago pero por no tener que comer.

Y yo, que ya no quiero evitarlo, te tiendo la mano, y comparto tu dolor, que serán menos las lágrimas si lloramos juntos.

Y, ¿ te parece extraordinario que lo haga?.

No me lo agradezcas, por favor, ¡no lo hagas!.

Camino sin infulas, resilente, intentando quitarte las piedras, haciendo tu camino liso y sin precipicios, haz lo mismo: comparte tu pan, sé un hombro en el que apoyarte. No escuches y empieza a oir.

Yo sólo seré tu amigo en las malas, que en las buenas, todos sabemos lo que ocurre.

Cuenta conmigo cuando quieras, seguiré estando siempre, no voy a ninguna parte.

Isabel Jiménez

QUERENCIA….

Hoy caí en la cuenta, que es indiferente a qué me dedique, el lugar dónde viva, o la época del año, aunque en esto último he de hacer una puntualizacion: prefiero la Primavera.

Y es raro, ya que nací en Otoño, me encanta el sonido de las hojas secas bajo mis pies, sentir la vida, latente, aguardando mejores condiciones, dispuesta a reposar unos meses, para renovar fuerzas.

Pero no, lo mío es vivir en Primavera, y si no lo es, da igual, contaré los días hasta convertirlos en atemporales, imprevistos, mágicos.

Ella es Primavera!
Lo mismo llueve, que florece, nunca sabes cómo te sorprenderá!

Sería maravilloso que me describieran así, porque ni yo misma lo sé, y eso es lo mejor de hacerte mayor, sin haber crecido, no saber que pasará mañana.
Cada día, una aventura por vivir, un nuevo comienzo, con cosquillas en el estómago de nervios y emoción.

Me faltan horas al día, para hacer todo lo que me apetece, siempre ha sido así, con cuadros imaginados que pintar, amigos a los que ver, risas que vivir, amores que sentir, vestidos que coser, plantas que cuidar, animales perdidos por rescatar, hijos que abrazar, padres que cuidar….

¿Depresión? . ¿Qué era eso? . Nunca lo he entendido, ha sido un sentimiento ajeno, incomprensible para mí, con tanto por hacer, por un camino aún por andar, y de golpe, te atrapa, te alcanza sin notarlo, y te envuelve, vestida de enfermedad, dolor, tristeza, impotencia, te rompes y te haces añicos.

No hay nada que puedas hacer. Es como esas drogas de las películas de terror, te la inyectan en vena y te deja inmóvil, aunque consciente de que el mundo sigue sin tí, pero tú ya has perdido el tren.

Supongo que esto es algo que debía vivir, y me he caído, pero con todo el equipo, doblegada fuera de mi mundo, que no por ser imaginado, ha sido menos mío y menos real. El lado oscuro le llaman, mi lado tenebroso.

Empastillada hasta las cejas, lucho por alcanzar la cima de este pozo, porque, no por mágica, deja de ser difícil para todos, y ahí voy, paso a paso, es la querencia la que me empuja a hacer cosas, aún sin fuerzas, doblada de dolor, y es que hay veces, que te caes en lo más llano.

La suerte que he tenido, es que me ha ocurrido en Primavera, dónde la vida te asalta a cada paso, la naturaleza es sabía, y conoce sus motivos.

Un dia sabré que todo era necesario, y esto no será más que un mal recuerdo, una historia más que leer en un blog cualquiera, cartas sin destinatario, cómo mensajes en una botella arrojada al mar.

Y sigo andando, algo más erguida, funcionando por impulso, cómo el cerebro o el corazón, y es que sólo somos química.

Cuando entiendas esto, sabrás que tu vida, es justo la que te toca vivir, y si no te gusta, deberás cambiar la fórmula, porque frente a los mismos compuestos, obtendrás las mismas reacciones.

Quiza mi mañana sea exactamente igual que mi hoy, quiza tome un camino diferente, efecto secundario de la medicación. Lo que sí se, y es ciencia cierta y constatada, que será en Primavera, y te seguiré diciendo cuando preguntes: ¿cómo estás?.

– ¡Mejor, imposible!

….recordando esa película que siempre me hace reír..

Isabel Jiménez

Imagen: Loui Jover.

Con ganas de hacerte feliz…

Hoy me han preguntado como empezo esto de escribir:

-¿Fue de repente? . ¿Un día sin más?.

No sé como fue. Empezó lentamente, como los grandes amores.

Un día decidí dejar de ser observador, para ser protagonista, y romper a llorar sin poder evitarlo.

Mi vida empezó a querer salir al mundo, la mayoría de edad supongo. Con ella, las personas con las que he tenido el placer de compartirla hasta hoy, y que siguen ocupando un lugar en mi corazón, me recordaban cada día la enorme suerte que he tenido de vivir parte de sus días.

A veces dias y noches, vidas enteras, vividas sin perder una sola gota de ellas.
Se quedan ahí, siempre, cada risa, cada beso, todos los abrazos. Conversaciones, viajes, sensaciones, olores, amores, pasiones. Todos y cada uno de los momentos, todos y cada uno de vosotros.

Y empece a escribir, sin más.

Es cómo cuando conoces a alguien, por casualidad, y te apasiona tanto lo que dice, lo que ves, lo que sientes a su lado, que no es que sientas que lo amas, es que te dan ganas de hacerlo feliz.

Exactamente es la misma sensación, pero a la inversa. Las historias surgen de lo vivido, y las transformas y modificas, escribiendo tú el final, tal y cómo te gustaría que fuera.
Viajas a dónde quieres, te alojas dónde te apetece y lo mismo vives en una casa con fantasmas, que en un ático frente al mar. Retomas relaciones que murieron, y haces que el protagonista te bese.

¡Es sencillamente mágico!.

Y es así exactamente como debería ser nuestra vida, como nos gustaría que fuera, sin conformarnos con menos, porque lo merecemos.

Yo al menos lo merezco, y tú seguro que también.

Y sí no puedes pasear, exhibir tu amor por la calle, es que no es el camino, porque no sirve con imaginarlo, la vida hay que vivirla.

Que si hoy no te quedan besos para mí, alguien los tendrá.

Y mis veranos completos se los dedico a mi hija, los veranos y las navidades. Y el dolor es soportable, la alegría, que no la pena de verla feliz, merece cualquier sacrificio.

Y esa es mi vida, en un resumen muy pequeño, porque las historias vividas o imaginadas, las dejo para mis novelas, y si un día te ves reflejado en ellas, será porque he tenido la suerte de rozar la tuya.

No me olvides, yo no podré hacerlo.

Isabel Jiménez

….cuando nada queda, ¡muero de tí!.

image

La vida es tan extraña, que terminamos bebiendo de aquel agua que juramos no probar, perdidos en el desierto.

Los días se suceden sin piedad.
Intensos, desbordantes de proyectos. Unos imaginados,  otros creciendo paso a paso. Y es la vida lo que pasa. No eres tú,  nunca eres tú.

Lucho a cada paso por evitar el dolor, acolchar la caída,  amortiguar el golpe. Pero es imposible bajar por un rápido sin llevarte un moratón como recuerdo.

Y ¿cuales son tus recuerdos?.
¿Quiza piensas en mí?.
¿Te asaltan a cada paso que das en otra dirección?.
Lo nuestro ¿es real?.
Y de ser así: ¿hasta que punto lo es?.

Soy consciente de tener hijos que no nacieron de mí.
Un marido que jamás me compró un anillo.
Un trabajo que se construye con mi esfuerzo.

Nada existe realmente.

Los amigos se difuminan con el tiempo,  se vuelven nebulosas lejanas.

El Amor,  a ratos, sólo los años bisiestos, ¿ jueves o viernes?.

Y es todo tan,  pero tan imaginado, que cuesta aceptar que sea real. Aunque,  y a pesar de ser intangible,  es la única realidad que conozco.

Jamás estamos contentos con lo que nos tocó vivir. Tu quieres mi vida, y yo quiero la mía,  un poco más anclada al suelo, más parecida a la tuya.

Es bonito vivir en la nubes,  si se pudiera aterrizar de vez en cuando.

Tengo suerte.
No es fácil encontrar un Castillo en el aire en donde habitar, sin perder del todo la cordura o el sueño.

El problema es que a él es imposible llegar,  sin tener Licenciatura en Locura terminada, Doctorado incluido.

Al contrario que a la mayoría,  los festivos no me pueden sentar peor. Muero de inactividad,  de desocupación,  de letargo.

Muero de tí….

Isabel Jiménez

La distancia adecuada….

image

Nos acomodamos, nos conformamos y nos quedamos ahí, en nuestra perfecta zona de confort, dónde todo lo que sucede es siempre lo mismo.

Sin darnos cuenta, cuál camaleón, nos hemos mimetizado con el grupo, y, aquel futuro prometedor y lleno de aventuras que imaginábamos desde niños, se ha transformado en una foto plana, sin matices, sin emociones, llena de rutinas a repetir, de palabras corteses, de seguridad encubierta por el aburrimiento, de vidas previsibles y grises.

Viajes planeados con la familia, con los amigos de siempre, a los mismos lugares, a los mismos restaurantes, comiendo lo mismo, hablando de lo mismo, y ¿son vacaciones?.

¿La semana laboral? :
las mismas reuniones, los mismos clientes, exactos objetivos. Aparcamos en el mismo sitio, tomamos siempre lo mismo a la misma hora y en el mismo lugar.

Animales de costumbre, ocultos en la masa, uniformados como la mayoría, sin querer destacar, aunque a veces nos apetezca, nos chuchurrimos, mustios en nuestra propia maceta.

¡Y aún no es tarde, prueba hoy a hacer eso que tanto te apetece, sal un rato a la zona de inconfort !.

Sin miedo, la magia está ahí, fuera, en lo desconocido. Es fácil: pones un pie y luego otro, y uno más y ¡estás fuera!.

Si te gusta tu jefa, ¡díselo!.
Invítala a una copa al salir de la oficina y conócela mejor, como persona. Estoy segura que debajo de su coraza hay una persona esperando que la hagan sonreír -esto es extensible al vecino del quinto, el chico que te sirve el café y también para aquella optometrista tan amable que te ayudo a escoger las gafas perfectas. Y si dice que no, da lo mismo, porque tú, lo habrás intentado.

¡Porque el NO, ya lo tienes! .

-¿A quién tengo que matar para verte otra vez?….

….y, me hizo gracia.

Si tu trabajo no te divierte, si no te apasiona, si se ha convertido en una pesada losa que ya no te motiva: ¡VETE!.

Querías ser veterinario cuando niño, médico, paisajista, fotógrafo, diseñar muebles, o ser payaso…

¡Busca aquello que te emociona y déjate arrastrar, porque sólo envueltos en la pasión de hacer aquello con lo que disfrutamos, conseguiremos una vida plena!.

Aún no es tarde para ser la persona que sueñas.

Atrévete a hacer algo inapropiado, a besar a la mujer de otro, a bañarte desnudo en la playa, ir sin chaqueta ni corbata, porque sí, porque ya no puedes hablar con ella sin desearla con cada poro de tu piel, porque te gustaría ser un atún rojo y conocer otros mares, porque te sientes ridículo con este calor y vestido tan formal.

Los besos robados son los mejores.

El mundo es de los valientes. Las guerras no las ganan quienes tienen la mejor de las estrategias, sino aquellos que resisten hasta el final.

Mi plan es sencillo, voy a recorrer el camino, uno nuevo, en busca de la felicidad, y no importa lo que tarde. Parto consciente de que este puede no ser el camino correcto, aunque mi objetivo sí que lo es.

Por el camino descubrire cuál es la distancia adecuada hasta tus brazos.

Isabel Jiménez

…las cosas que importan

LAS COSAS QUE IMPORTAN

Me besó, tan lentamente, que se erizaron todas

y cada una de las aristas rotas en mi alma…

 

-¡Mándeme su curriculum, por favor!

-¿Mi curriculum? -inquirió sorprendido…

 

Y me trajo uno de esos,  informales, dónde hablamos de títulos, experiencias en empresas, y méritos tontos.

 

-¡Se equivoca caballero!

 

Yo necesito saber qué es lo que le hace romper a reir, a llorar…

Solamente para romperme con usted.

Si se para a ceder el paso a una Señora. Le retira la silla o le abre la puerta del coche. Si al despertar por la mañana, la coge entre sus brazos, la estrecha con fuerza, dichoso y sorprendido de tenerla a su lado, y mirándola a los ojos, le dice: ¡ Buenos días mi Amor!. Si sabe usted acariciar con dulzura. Si muerde los labios al besar. Qué es lo qué le hace temblar….

Necesito que me cuente si le gustan los niños. Si dedica parte de su tiempo a sus mayores, y los oye con respeto.

Quiero que me cuente el nombre de sus perros, esos amigos a los que no ha olvidado, que se le encoge el corazón al recordarlos. Quiero  ver sus lágrimas al borde del precipicio de los ojos cuando menciona sus nombres, cómo si aún lo oyeran. Eso es de lo más importante.

Quiero que me hable de esos amores que siguen con usted, porque usted es del que nunca olvida un amor, porque siempre que ama, ama de verdad.

Necesito saber de sus manías, de sus gustos, si prefiere la cocina para desayunar o para hacer el amor.

Si es usted un amante de la oscuridad, o preferiría amarme en la playa.

¿Qué fruta le gusta?
¿Café, té, dulce, salado?
Y su helado favorito, ¿chocolate o turrón?
¿Mar o montaña?
¿Jamón o marisco?
Cuando dice usted “te quiero”, ¿le sale del corazón, o sólo son palabras?

¡Esas cosas importantes, esas son sólo las que quiero saber!
¿Quisiera usted contármelas?

Tengo un problema caballero : me  muero por sus besos!

Isabel Jiménez