…hojas de Otoño

Los días pasan y el tiempo vuela . No vuelve. Jamás regresa.

Piensas que lo que hoy te preocupa tanto, eso que de tanto doler asfixia, nunca acabará.

Te abrirá en dos y morirás. Mejor morir . A veces es mejor morir. Nada sale como debería y duele tanto que ya no vives.

Pero amanece de nuevo. Mañana saldrá el Sol quieras o no quieras.

Mañana se hará el milagro. Las lágrimas secarán. Poco a poco empiezas a respirar solo. Y vuelves a sonreir al sentir el Sol del invierno en tus mejillas. Casi te acaricia queriendo , jugando a esconderse.

Hoy amanece también para tí. Y ya no duele tanto. Sigue ahí. Sigues conmigo. Y toco la herida y te recuerdo. Y sonrio. Los recuerdos son dulces. Pero sólo son eso: recuerdos.

No voy a arrepentirme.

Nosotros no tenemos otra oportunidad, ya hubo varias de esas de “la última y nos vamos “, y el final siempre fue el mismo. Los juegos de azar nunca fueron Santo de mi devoción.

Incluso diría yo, que juegas a esconderte y apareces siempre que ya no te espero. Créeme : ya no te espero nunca. Cuando vuelves, siempre me sorprende tu insistencia en revivir algo que falleció hace tanto.

Y me alegra que estés bien y la vida siga. Me alegra mucho, porque formas parte de mí y porque la vida sigue y sólo puedo desearte lo mejor.

Aquella vida que un día fue nuestra, aquellas tardes de aroma a té y corazones dibujados en la espalda, jamás volverán. Ni tú ni yo somos ya las mismas personas.

Tendríamos que vivir una realidad diferente. Que un día alguien ,volviera a presentarnos por casualidad. Que ese amor tan grande nuestro, resucitara de nuevo, porque el destino así lo quiere. Jamás hay que forzarlo eso lo aprendí a fuego, lo llevo tatuado en mi piel.

Los grandes amores, el 99% de las veces , nacen de un impulso instantáneo. Hay algo que te hace querer saber más. Necesitas pasar más tiempo con esa persona. Quieres compartir tu vida con ella, no porque la necesitas o te necesita, es sólo porque te hace feliz. Todos tus pensamientos te llevan a ella cuando no está. Es como si todo fuera, no diferente, pero sí mejor.

Puede que un día. …

Mejor NO.

Ahora espero un amor de verdad, que recuerde mi cumpleaños y prepare una sorpresa sin prisas. Que me recoja al terminar el trabajo y paseemos juntos hasta casa, parando bajo cada farola a besarnos, cogimos de las manos. Y el mundo se quede fuera .

Quiero pasar a medio día y esperarlo horas porque ha tenido una urgencia y comernos un algo, en un puesto callejero, y que nos sepa a gloria sólo porque lo hacemos juntos.

Quiero cosas pequeñas, sencillas, normales, pero de verdad. Ni imaginadas, ni prestadas, sólo nuestras. Un amor sin fecha de caducidad.

Isabel Racero

Anuncios

…magia potagia

Me volví a equivocar: de verbo que no de predicado.

Aún no sé si sabes que sé que todo era mentira.

Palabras unidas formando la estética perfecta,  con la justa sonoridad para hacer magia y que se creara la ilusión .

Justo como un crimen premeditado donde aparentemente todo es casual .

Te pones a desandar pasos y encuentras la migas de pan dejadas a propósito. Que estés borrando pruebas no hace más que confirmar sospechas.

Me ha costado un tiempo caer en la cuenta de que hay cosas que se pueden fingir tan bien que rozan la excelencia. Es entonces cuando he aterrizado en la realidad.

Pero ya ves,  si me caigo y me rompo, me levanto con más ganas, con más fuerza. Renazco.

Existen almas libres que tienen especial predilección por tropezar una y otra vez con la misma piedra.  Las hay incluso que alzan el vuelo para dejarse caer desde las nubes y romperse en mil pedazos. Es su naturaleza.

De tanto tropezar aprendí a levantar con estilo único,  más fuerte,  más segura,  más yo.

Estoy convencida que las Almas estamos conectadas más allá del tiempo y el espacio y que por lo mismo sentimos igual sin importar la edad, el momento o la distancia física. Me puedes leer a miles de kilómetros y sentir como hoy contaba tu historia, removiendo sentimientos aún sin conocernos.

Y puedo decir tequiero a quién  no he conocido porque es más cercano a mí que cualquiera de mis familiares y me conoce tanto que casi me acaricia cada noche antes de dormir. Yo puedo sentirlo y eso, Señores,  es magia.

En mi pequeño mundo,   muevo la nariz y nacen flores nuevas en pleno Diciembre.

Es la teoría de A y V.

Aunque esa será una pequeña historia diferente,  hoy quiero anticiparos que  lo que para unos es magia para otros es sólo brujería y ya véis,  a esta Bruja no es suficiente con quemarla en la hoguera porque se levanta con más ganas de enterrar todo aquello feo que se atreve ni siquiera a rozarla.

Como suelo decir : “no me busques, que me encuentras”…..


Isabel Jiménez 

…104… (el cajón de las cosas )

Sasha tiene un cajón de “las cosas “

Hay trozos de chicle

Envoltorios de caramelos 

Conchas y piedras

 

Y un pequeño trozo de papel 

en forma de corazón 

 

Ella guarda pequeños secretos 

Dulces y pequeños como ella

 

Una canica del color de sus ojos

Una uña de plástico rosa

Botes de chuche vacíos 

Dos lentejuelas amarillas

Un diente de leche

 

Y una carta manuscrita 

Mal escrita 

En español 

 

Qué habla de sueños 

de niña pequeña 

Mi pequeño duende travieso 

Mi Hada del Norte 

Descansa mi niña

Yo cuido tus sueños 

Vigilo la noche 

No temas mi amor 

 

Isabel Jiménez

…no se lo cuentes a nadie

image

Quedamos en un hotel coqueto,  discreto,  con encanto,  lejos de miradas curiosas y de conocidos.

Teníamos una larga lista de hotelitos desconocidos en los que citarnos, para reuniones de trabajo.

Aquella situación cada vez me gustaba menos.
Estar enamorado debe ser algo bonito.  El amor debe pasearse a la luz del día, debe besarse en público, incluso debe presumirse de él,  con orgullo, de la mano, presentarlo a los amigos,  a la familia,  a tus hijos, dichoso y emocionado por haber tropezado nuevamente con él.
Pero nosotros debíamos ocultarlo, como lo que era, prohibido.

Estábamos llenos de idas y venidas. No era por incompatibilidad de caracteres, falta de ganas,  monotonía ó cansancio.
Yo era consciente de que tenías un hueco para mí en tu vida, como tu amante, y yo quería ocuparla al completo, nunca he sido de conformarme con menos de lo que merezco.

Y tras varias semanas sin vernos,  nos empezó a faltar el aire,  y quedamos para cenar,  y decirnos adiós,  como tantas otras veces habíamos hecho.

Llegué impuntual a tu vida, lástima encontrarla tan ocupada.

Lo mío contigo es incontrolable.  Es verte y sentir la necesidad de perderme en tus brazos,  y aún sabiéndolo,  y aún no queriendo volver a lo mismo de siempre, me vestí con la etiqueta que la ocasión merecía, y me dirigí a tu encuentro, anhelando en el fondo, que me contaras, que tú tampoco podías vivir así,  que te pondrías el mundo por montera y defenderias nuestro amor, a capa y espada, cuál Caballero medieval frente a su Dama.

Somos fans de lo prohibido.

Hacía un día de Primavera extraño,  era gris, lluvioso, húmedo,  y un mal presentimiento me llevaba palpitando todo el día en el pecho.
Aún no estabas en el restaurante,  cuando el metre me acompañó a la mesa que tenías reservada,  al fondo del local.
Y allí me quedé,  esperando, sin que aparecieras,  sin una llamada,  sin coger el teléfono.
Una botella de Rivera más tarde, recibí un mensaje :

-Estoy en el hospital con mi mujer, un accidente doméstico,  nada grave. Te quiero –

Ese era el problema,  yo no era más que el segundo plato,  puede que el postre.

No eres tú amor, soy yo.

Isabel J.