…el hombre y la tierra

Aprende a regalar tu ausencia a quién no disfruta con tu presencia. ...

Esto es algo que no hace falta que nadie os lo diga, -o no tendría que hacer falta.

Cuando nos encoñamos* con alguien, -sí, es el verbo justo , es como si todo lo vivido antes desapareciera, y todo lo que nos espera, pudiera seguir esperando.

Se trata de una especie de enamoramiento pasajero. Suele ocurrir que el sujeto de nuestro encoñamiento no comparta el sentimiento y sea de naturaleza esquiva.

Aparecerá y desaparecerá de escena a su antojo y sin motivo aparente. Son animales de hábitos nocturnos e irregulares. Jamás los encontrarás en grupos familiares a la luz del día.

El espécimen en cuestión, macho o hembra, te perseguirá hasta conseguir una cita. Estudiando tras cada nueva negativa los fallos, para rectificar cuando vuelva al ataque.

Reaparecerá justo cuando lo hayas olvidado, -táctica de lo más recomendable para encontrar a la víctima desprevenida.

Suelen dar escasos datos sobre ellos mismos, sólo los imprescindibles para que nuestra imaginación complete los que faltan a su antojo. De ese modo y mientras no se demuestre lo contrario, aparecerá único y singular, una especie en peligro de extinción.

Estudios realizados por reconocidos científicos dicen que sufriremos de encoñamiento una media de 5 veces a lo largo de nuestra vida.

Los síntomas son claros :

-Tras conocer a una persona por la que sentimos atracción y aparentemente es mutua, tendremos deseos de un acercamiento más asiduo.

-Después de dos encuentros y nunca más de tres, desaparecerá sin mediar palabra, -aquí empezará el encoñamiento.

-La víctima pasará del cabreo a la preocupación y de esta, al periodo de aceptación de lo evidente, -justo ahí, el espécimen en cuestión, sin duda alguna, reaparecerá como si nada, reanundando todo el juego de cortejo si la presa no ha tenido bastante .

Y digo yo : ¿no estamos lo suficientemente estudiados, viajados y leídos como para permitir que jueguen con nosotros de este modo?.

Encontrarás diferentes versiones de encoñadores y todas con más o menos florituras son iguales.

¿Cómo conseguir esquivar a un encoñador profesional? .

Es muy sencillo : conviértete en el amor de tu vida.

Isabel Racero

*Encoñarse: estar dominado u obsesionado por el deseo sexual hacia otra persona,-(dice Wikipedia ).

Anuncios

…búscame

Búscame, cuando todas las canciones te hablen de mí.

Búscame, cuando ya no sueñes si no sueñas conmigo.

Cuando sueñes despierto, aunque sea conmigo.

Besa otras bocas, ama otros cuerpos y búscame, cuando en ellos me encuentres a mí.

Búscame si te sorprendes mirando el móvil esperando un mensaje mío. Si suena y deseas que sea yo quién llame.

Búscame, hazlo, cuando cualquier cosa te recuerde a mí, incluso, búscame si lo estás pasando genial y piensas : sería la hostia si ella estuviera aquí.

Búscame, si llegas a buscarme entre la gente. Si imaginas como será mi mundo sin ti.

Si vas a la playa y al respirar , cierras los ojos y me imaginas allí.

Búscame, hazlo, si estás triste, porque sabes que te haré reír.

Búscame cuando quieras que te suba el ego y te cuente cuanto me gusta tu pelo, como me gusta tu cuerpo, incluso si quieres que te acompañe a que te hagas otro tatuaje, porque vas a tatuarte mi nombre , porque ya no quieres olvidarme.

Búscame si me necesitas, porque ya no piensas si no piensas en mí.

Porque eres tan idiota que no supiste verlo cuando casi casi me tenías y ahora , estoy tan lejos que te da miedo.

Búscame si tienes miedo. Me quedaré callada , con tu cabeza en mi regazo. Y acariciaré tu pelo mientras duermes.

Búscame, cuando te duela respirar, cuando te duela que no esté.

Hazlo, búscame. Que no te importe que te diga que no. Que no te importe lo que digan tus amigos, aunque te digan que no te convengo, que sólo te haré daño y volveré a irme.

No les hagas caso y búscame.

¿Qué saben ellos de nuestro paraíso si nunca han vivido dentro?.

¿Qué saben de cómo todas y cada una de las canciones que escucho me hablan de nosotros? .

Nadie sabe que sólo consigo dormir cuando me paro a imaginarte en mi cuerpo.

Cuando tus manos me quitan la ropa. Como tu boca me muerde la boca y me estremezco , si te sorprendo mirándome y deseando tenerme en tus brazos.

Ellos no conocen nuestro mundo privado. No les hagas caso y búscame.

Dicen que la vida sigue. Y no. A veces la vida no sigue. Hay veces que sólo pasan los días.

Los días sin ti son eternos.

Isabel Racero

…finales tristes

El amor no se acaba si ya no me quieres : o no me quisiste nunca o solamente mientes.

Como si te hubiera tenido secuestrada, has salido huyendo, y ya no me hablas.

El amor no termina de golpe, escarbas, lo entierras, lo matas, y no se termina.

Revive brotando quizá en Primavera, tomates y rosas que huelen a tí.

No cierres las puertas, no levantes muros, no quieras matar nuestros lazos, que no tienes años para saber tanto de todo, no puedes.

Y dices que no me soportas, y cuentas que no eres feliz. Yo miro las fotos y sólo veo la sonrisa de niña encantada. Tus ojos felices que brillan al verme.

Me siento en la puerta. Me quedo esperando que quieras volver.

Mi amor no termina. Mi casa es tu casa.

Isabel Racero

…sin atajos

De frente, recto o en zigzag, jamás cojas un atajo, no conseguirás llegar antes, nunca, te lo prometo.

Charcas hay demasiadas y parezcan lo que parezcan, hay barro dentro, créeme.

Los atajos no conducen a nada bueno.

Si tienes dudas, elige el camino de frente, mirando siempre a la cara. Con dudas, jamás adelantes.

Sapos negros, brujas malas (feas, con verrugas en la cara).

Caminos oscuros, más cortos, con promesas a la carta y sin fecha, ni meta ni final, ni nada.

A lo peor un día, descubres que el camino complicado, el difícil, el largo, era el camino correcto.

A lo peor un día descubres que la felicidad no estaba al final del camino, que la felicidad fue andarlo completo, sin atajos.

Isabel Racero

…tanto

Nos perdimos, y fue tan difícil olvidarte, tanto, como parir un nuevo día lleno de luz de amanecer , de los colores imposibles de una puesta de sol, de hacer nacer un arcoiris tras la lluvia, de ver animales en las nubes.

Tan difícil de lograr, tanto, que aún no lo he conseguido.

Isabel Racero

…mal amado

Hay amores de cuarto de hora, de paso adelante, de noches en vela y magia borrás – nada por aquí, nada por allá.

Amores de té a media tarde, de beso prestado y caricia furtiva- robada a la espalda.

De abrazo sincero de amigo del alma. Te quiero sentido y tiempo contado – con la cuenta atrás iniciada antes de nacer.

Hay historias que duran dos años. La típica historia de cuento de hadas, sin hada ni bosque encantado – con exceso de cuento.

Y luego nosotros, sin mezcla posible. Un amor que muere antes de brotar – sin fuente ni pozo.

Amor mal amado.

Isabel Racero

…en mi cabeza

…te recuerdo sin pensarte.

Eso no es olvido.

Isabel Racero