renacer….

Pasados los años y los vientos y los daños y el invierno,

No cambio ni uno solo de los besos que me has dado, ni los polvos que me debes , ni el dosel de aquella cama desbocada.

No me arrepiento de nada, ya no pregunto-lo sabes.

Ni provoco los encuentros, ni me olvido de los besos.

Y te espero a menos cuarto , en tu casa o en la mía, que esto no se acaba amor, ni es tan fácil olvidarlo.

Borrón y cuenta nueva no nos cabe , tú lo sabes.

En tu lado de la cama hay un sitio que me clama.

Que me llora a deshora y con horario, porque sabes, que no hay llave que te valga ni te quite la nostalgia del sabor de aquellos besos.

Y a todo esto te cuento, que de esperar solo espero renacer en otra alma, menos seria , irresponsable, que se olvide de tu nombre, y consiga si es que puede, no recordar de esos brazos los abrazos, que aún siento se me clavan cada alba.

Isabel Jiménez

Anuncios

…algo mejor 

Hay un estudio de unos científicos muy importantes,  sobre el tiempo que debes permanecer con tu pareja,  para ser feliz,  para no caer en la monotonía.

Ellos han estudiado durante décadas a un grupo de personas,  y las relaciones sentimentales de estas, llegando a la conclusión de que aquellas que cambiaban de pareja,  más o menos cada cinco años, eran más felices que todas las que conservaban sus relaciones a lo largo del tiempo.

Cada persona es un mundo,  si hablamos de parejas las variables son infinitas.

Soy crédula por naturaleza y, si hay un grupo de señores que se han molestado en hacer un estudio sobre eso tan importante e intangible como la felicidad,  algo de verdad habrá en ello.

Tengo amigos que escogieron su propia compañía como mejor destino hacia la felicidad y  son completamente  felices.

Otros  llevan décadas con la misma persona por compañero de viaje, y no la cambiarían por nada.

Sin duda encontraron su destino.

No soy un buen ejemplo. El padre de mis hijos me pidió el divorcio hace apenas un año. Pensaba que éramos felices,   me pilló por sorpresa.

Un día sin más,  sin discusiones,  sin  tomar el primer café juntos, aparecieron sus maletas en la entrada.

Me voy 

No aguanto más 

Aquella mañana dejó los papeles de un abogado sobre la cocina. Me quedaba con los niños, la casa  hasta que sean mayores,  y la manutención para ellos.

Hasta ese momento,  nunca había trabajado demasiado. Cada empleo que encontraba no le parecía suficiente a mi Señor Esposo. Trabajar por un sueldo no sabía lo que era.

¿Jefe de obra, a tu edad?, no seas tonta!

¿Quién va a cuidar de los niños?

¿Con quién van a estar mejor que con su madre?

Y tenía razón.

Yo soy arquitecto por vocación. Mi ilusión siempre fue trabajar con mi padre,  ayudarle en su constructora. Levantar de la nada esas casas que terminarían siendo los hogares de otras personas.  El falleció siendo yo muy jovencita. Nunca llegamos a trabajar juntos.

Me veo de golpe sola,  como tantas otras madres, con Martín de diez años y Andrea de seis, dos chicos fuertes, valientes e independientes, que se han adaptado fenomenal al divorcio. Intento que no les afecte mi nueva situación personal de madre sola de mediana edad desubicada.

Fines de semana alternos con papá y las vacaciones a medias.

Nunca fui de pedir explicaciones y por lo mismo desconozco los motivos por los que Javier me abandonó un día por la mañana por una señora con más años que yo y de peor ver. Puede que leyera ese estudio sobre la felicidad. 

Soy una madre sola que trabaja vendiendo pisos,  porque es el único trabajo en el que encaja un arquitecto que nunca ejerció,  haciendo de padre y de madre las escasas horas que no trabajo.

No puedo estar más agradecida a Javier.

Disfruto como una enana jugando con mis hijos. Cocinamos juntos, vamos de excursión juntos,  tareas, riñas, risas,….todo compartido.

¿Y la felicidad?.  

Bueno,  si por felicidad se entiende solamente a tener pareja, yo esa no la conozco.

Aunque la sonrisa permanente en mi cara, de niña enamorada, habla por si sola. Jamás fui más feliz,  nunca me sentí tan realizada. Ahora soy más yo de lo que nunca fui antes.

Y es que a veces la vida te quita lo que estorba, para darte, algo mejor.

Isabel Jiménez

…eres rara

Voy sumando personas, aquellas que se quedan, que me regalan sonrisas, sentimientos, que me hacen vibrar, que me empujan, que me aportan caricias y besos y palabras bonitas…..
Procuro no ser yo quién vaya restando, aunque a veces te das cuenta, que sin querer, lo has hecho, y entonces vuelvo atrás y recojo todos los pedazos rotos, es lo justo.
Cuando eres tú el que rompes algo, aunque sea por accidente, debes hacerte responsable del estropicio, nadie más debe pagar .
Y vuelvo sobre mis pasos, me pongo de rodillas, recojo uno a uno los trozos, con cuidado para no olvidar ninguno. Es importante no hacerlo, no olvidar…..
No todo me motiva .

-“Eres Rara” , me dices ….

Lo acepto como un piropo.
Esto es algo que no escoges.

O bien naces con la capacidad de mimetizarte con el resto de la naturaleza, dedicándote a vivir tu vida, en paz, tranquilamente, siendo sólo uno más, más o menos feliz, más o menos rico, o pobre (casi todos somos más pobres de lo que fuimos nunca), más o menos altos, más o menos inteligentes…., aunque casi siempre somos , en un estado medio, dentro de la uniformidad, dentro de la normalidad de un mundo unificado por la ropa, la altura, los gustos, la vida….
Yo, que jamás me sentí desdichada, ya destacaba de pequeña, ya era “rara” siendo una niña, lo mío no me viene de ahora, por eso me ha dado tiempo a aceptarme, lo asumo como se asume el verano, como se asume la humedad del mar o de la lluvia, sintiendo que no puedo hacer nada para evitar ser lo que soy.
Cada uno de nosotros tiene una capacidad especial, que le hace dedicarse a una cosa u otra.

Están los banqueros, los políticos, los religiosos, las madres, los padres, médicos, pintores, escritores, la buenas personas, los cómicos, jardineros, los enamorados….
Yo, no soy demasiado buena en nada.
No hay nada que pueda hacer tan fantásticamente bien, que me haga diferente , especial, o mejor, al resto de personas que pueden hacer lo mismo, sólo se hacer demasiadas cosas, y me gusta hacerlas todas, y eso me hace diferente, porque todas las hago desde el corazón , aunque en especial, no hago nada bien.
Si enumerara todo lo que puedo hacer nos íbamos a aburrir, pero es esto precisamente lo que me hace rara, porque hay muchisimas cosas para las que tengo anuladas mis capacidades…, nunca pude montar en bici, no sé nadar, no tengo miedo, no soporto la mantequilla, la sacarina me sabe a plástico….
Me pierdo con facilidad….

Ahora ya estoy perdida !

Empecé sumando verdad?
Sii….

Descubrí hace poco que me encantan las personas, y cuando tras demostrarme cariño, incluso amistad, alguna se va, sin motivos, sin decir adiós, sin coherencia alguna, no puedo menos que no entenderlo. Me paro a preguntarme si les hice algo , y no, no les hice nada, pero se han ido, y….., espero que no vuelvan. El daño por el daño, por dejarse llevar, es incomprensible. Mis amigos no reaccionan así, mis amigos se quedan , si te fuiste tras casi acariciarme el alma, espero que te quedes, allá dónde estés, sin rencores, pero no vuelvas….
Yo nunca resto…

Ahora voy hacia la primavera

Y sólo cuento cosas bonitas,

Barriosésamo hizo su trabajo,

sólo me enseñó a contar..

Puedes quedarte si sigues aquí,

cuenta conmigo….

Un Te Quiero

Una Sonrisa

Un café

Un amigo

Una caricia

Una puesta de Sol

Un abrazo

Otro amigo

Un lunes más ?

Nooo, los lunes son especiales,

comienza la semana.

Una semana más cerca de la Primavera…

Contemos juntos lunes…

Isabel Jiménez

…sin etiquetar

Una vida sin pasión es como un año sin verano ….

Antes nadie tenia alergia, a nada. No éramos celiacos, ni veganos, ni vegetarianos, ni budistas, hinduistas o singles. Éramos personas de aquí o de allí sin más, sin etiquetar.

El “mundo moderno ” aún no nos habia invadido y solíamos cocinar , sabíamos cocinar sin recurrir a robots , sabiamos coser y cuidabamos del jardín y de los niños y de nuestros mayores y trabajamos en la calle y en casa y no dejábamos de ser felices por saber hacer de todo.

Recuerdo un verano que necesité colgar un espejo en mi nueva casa y compré un taladro y me fui al patio, a ensayar como hacer agujeros en la pared. Después compre cemento y yeso, tape los destrozos en mi patio, puse macetas en sus paredes y yo solita colgué mi espejo . Tras unas dos o tres semanas con la casa como un queso grüyere , me sentí orgullosa de haber aprendido a hacer algo que siempre dejamos que hagan los Señores.

No creo que avancemos, vamos hacia un lugar peor, somos menos independientes, sabemos hacer menos cosas y lo que es peor: no nos interesa aprender nada nuevo.

Para vivir no sirve aquel consejo de menos es más .

Y luego de vivir, difícil sin más, está el amor y la moda de nosentir, de olvidar en menos tres, de no implicarnos sentimentalmente, de aislar el corazón bajo capas de forja.

El no querer saber para que no entren mariposas de las que huimos cual polillas . Cerrarlo a cal y canto hibernando permanentemente.

Nos escondemos tras las dietas , el trabajo y las alergias :

– ¿Enamorarse? : fuera bicho !.

No sé porqué lo hacemos. Puede que sólo sea miedo o realmente nos afecte el cambio climático como al resto del planeta y sea una forma de evolución esta de dejar de vivir en pareja.

El corazón ha pasado de moda, las relaciones más profundas se dan vía internet. Tenemos más amigos virtuales que personas llegaremos a conocer antes de vivir tres vidas juntas.

Y yo, que me declaro adicta a tus besos perdida en tus abrazos, no estoy a dieta ni soy alérgica a tí y sin embargo, nos perdemos un poquito cada día. ..

Isabel Jiménez

…tejas de piñones

Unas tejas de piñones….,nada más …..
…hoy ponemos una ventana más en nuestro mundo imaginario…
No iba del todo bien, la prisa nos hizo poner primero el tejado.
Esos corazones que me empezastes a pintar en las paredes un lunes fueron los culpables de haber montado las tejas lo primero….
Y es que teníamos prisa por contruirnos un hogar,  a besos.
La vida, el trabajo, los problemas nos han liado, tanto, que ya ni esos besos nos damos Amor.
Que los noto, porque no los tengo y me faltan tanto….
Vamos a montar esta ventana . Que aunque vayamos al revés, para esto de construir casas imaginarias en un mundo de chocolate y turrón tampoco hay normas escritas.
Haré unas cortinas de  ganchillo, blancas, como tus camisas de lino, mientras las planchas….
Te espero a medio día, en ese bar de la esquina, como si fuésemos novios, enamorados y felices, con esa sonrisa tonta que se me tatua cada vez que me……..
¡Te quiero!.

¿Lo sabes verdad ?.
Y me quedo muda, no puedo hablar…., nuestra cama acaba de llegar …..
Isabel Jiménez

…tu mejor poema

A veces necesitas pararte un momento .

Recomponer el Alma.

Caminas , sin darte cuenta que sólo has caído en un círculo vicioso.

Tú, mi último laberinto.

Te has diluido como arena entre mis manos, como gotas de lluvia que te calan, te empapan, te mojan por dentro , pero dejan de existir en cuanto sale el Sol…

Doy Gracias, por tener cerca el mar.

Ya que no tenías que ser, ¡mejor así!.

Ha sido tan corto nuestro mundo, que no siento ya tu presencia, y aunque me aferro al recuerdo, sólo es eso, un mal sueño…..

Pero fue precioso mientras lo imaginé, mientras paseé tu playa, con tus manos entre las mías, mientras tus besos, esos que no me dabas, estaban cada vez más cerca de mi boca….

Amor, te fuiste sin despedirte y es lo que peor llevo, al menos un adiós, un porqué, un ¡te amaré siempre !.

Que más te daba, si al fin y al cabo nada era cierto.

Intento sacar algo positivo pero no lo encuentro, aún duele demasiado.

Nos hizo falta tiempo Amor.

Quizá en otra vida te vuelva a querer
Puede que mañana no duelas tanto.

Apenas fue ayer cuando organizaba un viaje a Paris, una sorpresa de cumpleaños para pedirte que te quedaras siempre, para , de rodillas pedirte la mano.

¿Qué hago ahora con el anillo?.

Respiro hondo, tomo fuerzas y pienso: me encantó la película, el nuestro fue ¡tu mejor poema !.

Isabel Jiménez

QUERENCIA….

Hoy caí en la cuenta, que es indiferente a qué me dedique, el lugar dónde viva, o la época del año, aunque en esto último he de hacer una puntualizacion: prefiero la Primavera.

Y es raro, ya que nací en Otoño, me encanta el sonido de las hojas secas bajo mis pies, sentir la vida, latente, aguardando mejores condiciones, dispuesta a reposar unos meses, para renovar fuerzas.

Pero no, lo mío es vivir en Primavera, y si no lo es, da igual, contaré los días hasta convertirlos en atemporales, imprevistos, mágicos.

Ella es Primavera!
Lo mismo llueve, que florece, nunca sabes cómo te sorprenderá!

Sería maravilloso que me describieran así, porque ni yo misma lo sé, y eso es lo mejor de hacerte mayor, sin haber crecido, no saber que pasará mañana.
Cada día, una aventura por vivir, un nuevo comienzo, con cosquillas en el estómago de nervios y emoción.

Me faltan horas al día, para hacer todo lo que me apetece, siempre ha sido así, con cuadros imaginados que pintar, amigos a los que ver, risas que vivir, amores que sentir, vestidos que coser, plantas que cuidar, animales perdidos por rescatar, hijos que abrazar, padres que cuidar….

¿Depresión? . ¿Qué era eso? . Nunca lo he entendido, ha sido un sentimiento ajeno, incomprensible para mí, con tanto por hacer, por un camino aún por andar, y de golpe, te atrapa, te alcanza sin notarlo, y te envuelve, vestida de enfermedad, dolor, tristeza, impotencia, te rompes y te haces añicos.

No hay nada que puedas hacer. Es como esas drogas de las películas de terror, te la inyectan en vena y te deja inmóvil, aunque consciente de que el mundo sigue sin tí, pero tú ya has perdido el tren.

Supongo que esto es algo que debía vivir, y me he caído, pero con todo el equipo, doblegada fuera de mi mundo, que no por ser imaginado, ha sido menos mío y menos real. El lado oscuro le llaman, mi lado tenebroso.

Empastillada hasta las cejas, lucho por alcanzar la cima de este pozo, porque, no por mágica, deja de ser difícil para todos, y ahí voy, paso a paso, es la querencia la que me empuja a hacer cosas, aún sin fuerzas, doblada de dolor, y es que hay veces, que te caes en lo más llano.

La suerte que he tenido, es que me ha ocurrido en Primavera, dónde la vida te asalta a cada paso, la naturaleza es sabía, y conoce sus motivos.

Un dia sabré que todo era necesario, y esto no será más que un mal recuerdo, una historia más que leer en un blog cualquiera, cartas sin destinatario, cómo mensajes en una botella arrojada al mar.

Y sigo andando, algo más erguida, funcionando por impulso, cómo el cerebro o el corazón, y es que sólo somos química.

Cuando entiendas esto, sabrás que tu vida, es justo la que te toca vivir, y si no te gusta, deberás cambiar la fórmula, porque frente a los mismos compuestos, obtendrás las mismas reacciones.

Quiza mi mañana sea exactamente igual que mi hoy, quiza tome un camino diferente, efecto secundario de la medicación. Lo que sí se, y es ciencia cierta y constatada, que será en Primavera, y te seguiré diciendo cuando preguntes: ¿cómo estás?.

– ¡Mejor, imposible!

….recordando esa película que siempre me hace reír..

Isabel Jiménez

Imagen: Loui Jover.