Vivir, amar, morir…

image

¿Fácil?.
¡Qué va hombre! . De fácil no tiene nada esto de vivir.
Empiezas necesitando a una madre, ó un padre para todo. Y amor.
Desde que naces, es imprescindible para poder sobrevivir.

Imprescindible el Amor.

Somos cómo semillas: calor, alimento, atención,….. y Amor.

Pero no hay nada que podamos hacer para conseguirlo. O alguien, voluntariamente nos lo da, de manera altruista, o no llegaremos a ser unos adultos sanos y equilibrados.

Yo la tuve, una infancia feliz, con unos padres que se amaban, que aún lo hacen, o quizá no, quizá sólo siguen juntos por inercia, es ese tipo de cosas que no se pregunta a tus padres, al menos yo no lo he hecho, ¿tú sí?.

Me hicieron lo que soy, me amaron, me aman, tanto, que estoy segura que darían su vida por mí, y yo por ellos.

Y vas creciendo, poco a poco, unos más, otros menos, cuestión de genes.

Igualmente, con los años te independizas, rompes el cordón umbilical con tus padres, y empiezas a vivir tu vida, lejos de ellos, y empiezas a amar a otras personas, no sin ello dejar de sufrir.

El Amor, tan imprescindible para ser feliz y tan ligado al dolor, crea lazos con otros seres, hombres, mujeres…, qué más da, el Amor, no deberia distinguir sexos, razas, estudios, posición económica, edad, nivel intelectual…

Hay quien tiene la suerte de encontrar a esa persona que le acompañe en su vida en los primeros intentos, y se enamoran, se prometen amor eterno y forman una familia, comieron perdices y ¿son felices? . No todos.

Otros lo intentamos, fracasamos, y, tras haber jurado y perjurado, aferrando la poca tierra, yerma, que nos queda, mientras se nos escurre entre los dedos, gritamos a la noche, entre lágrimas secas, llenas de rabia: ¡Nunca más volveré a enamorarme !, vuelve a pasar, cuando menos te lo esperas.

Y cada vez es diferente, porque todos somos únicos, ni siquiera hoy, eres la misma persona que fuiste ayer.

Afortunadamente, nunca dejas de crecer, eso creo, y la capacidad de amar no muere con el último amor equivocado.

Mañana puedes encontrar a esa persona especial, así, porque sí, cómo ocurren las cosas especiales, por casualidad.

Sin condiciones, sin condicionantes, apasionado, loco, contradictorio, doloroso, placentero, feliz, así me siento, feliz y enamorada.

Isabel Racero

Anuncios

…el hombre y la tierra

Aprende a regalar tu ausencia a quién no disfruta con tu presencia. ...

Esto es algo que no hace falta que nadie os lo diga, -o no tendría que hacer falta.

Cuando nos encoñamos* con alguien, -sí, es el verbo justo , es como si todo lo vivido antes desapareciera, y todo lo que nos espera, pudiera seguir esperando.

Se trata de una especie de enamoramiento pasajero. Suele ocurrir que el sujeto de nuestro encoñamiento no comparta el sentimiento y sea de naturaleza esquiva.

Aparecerá y desaparecerá de escena a su antojo y sin motivo aparente. Son animales de hábitos nocturnos e irregulares. Jamás los encontrarás en grupos familiares a la luz del día.

El espécimen en cuestión, macho o hembra, te perseguirá hasta conseguir una cita. Estudiando tras cada nueva negativa los fallos, para rectificar cuando vuelva al ataque.

Reaparecerá justo cuando lo hayas olvidado, -táctica de lo más recomendable para encontrar a la víctima desprevenida.

Suelen dar escasos datos sobre ellos mismos, sólo los imprescindibles para que nuestra imaginación complete los que faltan a su antojo. De ese modo y mientras no se demuestre lo contrario, aparecerá único y singular, una especie en peligro de extinción.

Estudios realizados por reconocidos científicos dicen que sufriremos de encoñamiento una media de 5 veces a lo largo de nuestra vida.

Los síntomas son claros :

-Tras conocer a una persona por la que sentimos atracción y aparentemente es mutua, tendremos deseos de un acercamiento más asiduo.

-Después de dos encuentros y nunca más de tres, desaparecerá sin mediar palabra, -aquí empezará el encoñamiento.

-La víctima pasará del cabreo a la preocupación y de esta, al periodo de aceptación de lo evidente, -justo ahí, el espécimen en cuestión, sin duda alguna, reaparecerá como si nada, reanundando todo el juego de cortejo si la presa no ha tenido bastante .

Y digo yo : ¿no estamos lo suficientemente estudiados, viajados y leídos como para permitir que jueguen con nosotros de este modo?.

Encontrarás diferentes versiones de encoñadores y todas con más o menos florituras son iguales.

¿Cómo conseguir esquivar a un encoñador profesional? .

Es muy sencillo : conviértete en el amor de tu vida.

Isabel Racero

*Encoñarse: estar dominado u obsesionado por el deseo sexual hacia otra persona,-(dice Wikipedia ).

…si no suena tu teléfono, soy yo

Dicen que el amor se esconde en cosas pequeñas.

Lugares pequeños. Sueños Pequeños. Gente pequeña.

¿Era el amor o era la felicidad? .

En un mundo que cambia con el cambio climático. En un mundo tan cambiante que se mueve con los sentimientos. En ese mundo que lleva años avisándonos que viene el lobo y al que nunca oímos. Ahí, justo en algún lugar se encuentra la felicidad. Y también el amor.

Niños felices. Pequeños niños que ríen. Esas deberían ser nuestras misiones al espacio exterior: quedarnos en el interior y buscar y conseguir a toda costa la sonrisa permanente en nuestros niños.

Políticos haciendo política que no nos representan, que no entendemos, que no llegan a entenderse , que sólo dicen tonterías.

¿Estos tíos son gilipollas o solamente lo parecen?

Mujeres que sólo se unen y se manifiestan porque tienen un día internacional. Mujeres que agachan la cabeza cuando otra de nosotras cae tras ser violada, maltratada, asesinada. Mujeres desaparecidas tras el discurso manido de esos mismos políticos que comen de la sopa boba.

2.716 niños desaparecidos tan sólo en España y cientos de series americanas que resuelven casos de víctimas especiales en 40 minutos. Eso es deconstruir nuestra realidad. Ahí no hay felicidad, ni amor. Ahí sólo veo impotencia.

¿No son muchos 2.716 niños desaparecidos tan sólo en España? .

La Primavera que llega a contramano, cargada de borrascas, trombas marinas y lluvia. Arrasando a su paso con el medio de sustento de las ciudades costeras y sus esperanzas turísticas de las esperadas vacaciones semanasanteras.

¿No podía borrarse del vocabulario político palabras tan  malsonantes como compañeros y compañeras ?.

Las cosas pequeñas que encierran el amor y la felicidad que nos corresponde, se esconden en lugares aún más pequeños, casi imposible de encontrar.

No te voy a llamar, borré tu teléfono, a pesar de todo, te extraño.

Isabel Racero

…búscame

Búscame, cuando todas las canciones te hablen de mí.

Búscame, cuando ya no sueñes si no sueñas conmigo.

Cuando sueñes despierto, aunque sea conmigo.

Besa otras bocas, ama otros cuerpos y búscame, cuando en ellos me encuentres a mí.

Búscame si te sorprendes mirando el móvil esperando un mensaje mío. Si suena y deseas que sea yo quién llame.

Búscame, hazlo, cuando cualquier cosa te recuerde a mí, incluso, búscame si lo estás pasando genial y piensas : sería la hostia si ella estuviera aquí.

Búscame, si llegas a buscarme entre la gente. Si imaginas como será mi mundo sin ti.

Si vas a la playa y al respirar , cierras los ojos y me imaginas allí.

Búscame, hazlo, si estás triste, porque sabes que te haré reír.

Búscame cuando quieras que te suba el ego y te cuente cuanto me gusta tu pelo, como me gusta tu cuerpo, incluso si quieres que te acompañe a que te hagas otro tatuaje, porque vas a tatuarte mi nombre , porque ya no quieres olvidarme.

Búscame si me necesitas, porque ya no piensas si no piensas en mí.

Porque eres tan idiota que no supiste verlo cuando casi casi me tenías y ahora , estoy tan lejos que te da miedo.

Búscame si tienes miedo. Me quedaré callada , con tu cabeza en mi regazo. Y acariciaré tu pelo mientras duermes.

Búscame, cuando te duela respirar, cuando te duela que no esté.

Hazlo, búscame. Que no te importe que te diga que no. Que no te importe lo que digan tus amigos, aunque te digan que no te convengo, que sólo te haré daño y volveré a irme.

No les hagas caso y búscame.

¿Qué saben ellos de nuestro paraíso si nunca han vivido dentro?.

¿Qué saben de cómo todas y cada una de las canciones que escucho me hablan de nosotros? .

Nadie sabe que sólo consigo dormir cuando me paro a imaginarte en mi cuerpo.

Cuando tus manos me quitan la ropa. Como tu boca me muerde la boca y me estremezco , si te sorprendo mirándome y deseando tenerme en tus brazos.

Ellos no conocen nuestro mundo privado. No les hagas caso y búscame.

Dicen que la vida sigue. Y no. A veces la vida no sigue. Hay veces que sólo pasan los días.

Los días sin ti son eternos.

Isabel Racero

…finales tristes

El amor no se acaba si ya no me quieres : o no me quisiste nunca o solamente mientes.

Como si te hubiera tenido secuestrada, has salido huyendo, y ya no me hablas.

El amor no termina de golpe, escarbas, lo entierras, lo matas, y no se termina.

Revive brotando quizá en Primavera, tomates y rosas que huelen a tí.

No cierres las puertas, no levantes muros, no quieras matar nuestros lazos, que no tienes años para saber tanto de todo, no puedes.

Y dices que no me soportas, y cuentas que no eres feliz. Yo miro las fotos y sólo veo la sonrisa de niña encantada. Tus ojos felices que brillan al verme.

Me siento en la puerta. Me quedo esperando que quieras volver.

Mi amor no termina. Mi casa es tu casa.

Isabel Racero

…muy bicho

Mi pequeño bicho verde ya no me quiere, -nunca me quiso.

Siempre fue muy bicho.
Muy verde, muy salvaje, muy rebelde.
Pero ella era mi bicho.

Mi bicho verde precioso, con sus trenzas infinitas, y sus pecas mal trazadas no deja de ser un lince. Pequeño bicho.

Salvaje , indomable, un gato sin dueño que no quiere casa, ni manta, ni cama , ni mimos.

Mi bicho ronronea en la ventana y cuando consigue la leche, se larga y me ignora.

Y ahí está su magia, ella  es muy bicho.
Por eso la quiero.

Isabel Racero

…una historia fea

Solo fui tu Aladín, tu genio de una lámpara que ya no tiene brillo, ni genio, ni deseos. Me quedé vacía tras tu paso.

Sin adiós y sin explicaciones has buscado un nuevo hogar de vacaciones pagadas, primera clase y sin escalas a un todo incluido.

Como si fueras un Tsunami, destrozado has dejado este hotel, nunca fuimos otra cosa.

Y como tal te recordaremos cuando nos repongamos del dolor y la devastación que vas dejando tras tu paso, ya nunca serás un bonito recuerdo, eras tú la parte mala de esta historia fea.

Isabel Racero